Las bandas de metal tienen muchas historias detrás de su creación. Normalmente un par de amigos crean un proyecto al que se suman otros integrantes por recomendación o porque se conocen. El caso de The Brain Rage es un poco diferente: todos sus miembros eran amigos, compartían gustos musicales y formaron una banda desde la idea de la paciencia, no la urgencia, en el 2015. A la fecha han lanzado un EP, que eventualmente con la suma de dos temas nuevos se convirtió en LP, y algunos sencillos. Su estilo musical, aunque cada vez el encasillamiento es más difícil y menos necesario, podría ser de raíz prog metal, y de ahí seguramente cada quien le encontrará algunas ramas.

TXT:: Luis Jasso

Su más reciente lanzamiento es un sencillo llamada “Ignite”. Es una rola poderosa con tintes de groove metal, pero ese elemento prog que los distingue está presente en todo momento. Tiene como invitado a Dereck Sherinian en los sintetizadores, pero es interesante porque si bien el nombre atrae, su aporte realmente es más en el sentido de poner algunas camas y un ambiente que funciona de manera perfecta con las guitarras.

Aunque la mezcla de los instrumentos es bastante destacada, el bajo y la batería están en un rol un poco menos prominente a primera escucha, pero ahí están y destacan sobremanera. Hay algunos juegos entre ambos que muestran que se trata de una banda que en conjunto tiene una muy buena idea de lo quiere transmitir.  Son instrumentos que cumplen su función primaria de base rítmica, pero ambos se dan su tiempo para explorar algunas notas extra que sumadas a los riffs lucen bastante.

A lo largo de sus canciones encontramos que tienen temas en inglés y en español, y los que están en la lengua de Shakespeare demuestran que el cantante sabe inglés, lo cual es un detalle que suele pasarse por alto pero que no es menor. Hay un verso: “Ligher lighter need a lighter, you cannot destroy this fire” que Miguel Bustamante recita bastante rápido, pero su fraseo y dominio del idioma hacen que se entienda perfecto y que no parezca un esfuerzo mal logrado.

En términos generales es un tema que tiene elementos suficientes para ser considerado metal moderno, pero también tiene suficientes cosas clásicas para atrapar la atención de generaciones un poco más veteranas. ¡Altamente recomendable!