A continuación, una lista con cinco películas de skate que capturan a la perfección la esencia rebelde de este estilo de vida.

(Esta lista está dedicada a la memoria del gran Jake Phelps)

Paranoid Park. (Gus Van Sant, 2007).

El director de Elephant nos presenta un nuevo capítulo en su saga de adolescentes atribulados mediante esta desgarradora producción la cual narra las desventuras de un joven skater cuya vida cambia radicalmente después de asesinar a un guardia de seguridad de forma accidental.

Ken Park. (Larry Clark, 2002).

Es casi una ley que los erráticos adolescentes del universo fílmico del director de Kids deben de ser adeptos a las patinetas. Esta cinta destaca dentro de la filmografía de este autor debido a su carácter plenamente perverso y oscuro, misma situación que adquiere un matiz sumamente interesante gracias a esa perspectiva nihilista que es propia del skate.

Lords of Dogtown. (Catherine Hardwicke, 2005).

Advertencia: esta no será la última vez que veamos a los Z-Boys en esta lista. Valiéndose de una serie de aproximaciones dramáticas deliciosamente exageradas, la directora de Thirteen logra capturar la esencia insolentemente afiebrada que sería la piedra angular del skate californiano gestado durante los setenta.

This Ain’t California. (Marten Persiel, 2012).

¡No todo es Norteamérica! A lo largo de este genial documental, somos testigos del surgimiento de un insólito movimiento skate gestado en el corazón de la Alemania Oriental durante los años más complicados de la Guerra Fría. Un hermoso relato que deja en claro que la piedra angular del skate es la rebeldía, sin importar el contexto del que provenga.

Dogtown and Z-Boys. (Stacy Peralta, 2001).

Documental definitivo acerca del fenómeno del skate califiorniano el cual fue dirigido, ni más ni menos, que por uno de los principales caudillos de dicho movimiento. Valiéndose de una amplia colección de archivos audiovisuales, esta cinta nos sitúa de forma sumamente corpórea -casi podemos sentir como si nuestras rodillas se rasparan con cada caída- en el epicentro de un fenómeno tremendamente cautivador.