Este año se cumple una década de que Disney absorbiera a Marvel y creara Marvel Studios.

El dominio actual por parte de la compañía de superhéroes no solo se debe a la mano maestra de su productor superestrella Kevin Feige, sino además en la inversión multimillonaria de Walt Disney Company.

Como saben, en 2009 la compañía que convirtió a un simple ratón en un imperio desembolsó una tonelada de dinero para adquirir los derechos del principal editor de superhéroes en el mundo.

Pero ahora se ha revelado que todo esto no hubiera sucedido de no ser por la intervención de cierto cerebro, un hombre que ha inspirado innumerables biografías y adaptaciones cinematográficas: Steve Jobs.

steve-jobs-disney-compra-marvel

El presidente de Disney, Bob Iger, platicó recientemente con Vanity Fair sobre la influencia de Jobs, y reveló que el finado director de Apple fue un factor importante en la decisión de gastar dinero en la compra de Marvel Entertainment:

“En 2009, después de nuestra exitosa adquisición de Pixar, estábamos interesados ​​en adquirir Marvel, así que me reuní con Steve y lo acompañé por el negocio”, explicó Iger. “Afirmó que nunca había leído un cómic en su vida (‘Los odio más que a los videojuegos’, me dijo), así que traje una enciclopedia de personajes de Marvel para explicarle el universo y mostrarle lo que estaríamos comprando. Pasó unos 10 segundos mirándolo, luego lo apartó y dijo: “¿Es importante para usted? ¿Realmente lo quiere? ¿Es otro Pixar?”

Y aunque Iger confiaba en la propiedad, no estaba seguro de que valiera la pena la inversión.

“Le dije que no estaba seguro si [Marvel] era otro Pixar, pero tenían un gran talento en la compañía, y el contenido era tan rico que si tuviéramos la propiedad intelectual, nos desmarcaríamos del resto”, comentó Iger.



“Le pregunté si estaría dispuesto a comunicarse con Ike Perlmutter, CEO y accionista de Marvel, y hablar por mí. Más tarde, después de cerrar el trato, Ike me dijo que todavía tenía sus dudas pero la llamada de Steve marcó una gran diferencia”.

“Estaba agradecido de que Steve estuviera dispuesto a hacerlo como amigo, realmente, más que como el miembro más influyente de nuestra junta. De vez en cuando, le decía: ‘Tengo que preguntarte esto, eres nuestro mayor accionista’, y él siempre respondía: ‘No puedes pensar en mí como eso. Eso es insultante. Yo soy un buen amigo'”.

Así que hoy sabemos que tenemos algo más que agradecerle al gran Steve Jobs.

Foto vía Instagram.

No more articles