Los finlandeses Skeletal sacarán su segundo larga duración el próximo 6 de julio. El disco será una edición limitada a 500 piezas y contará con el apoyo del sello mexicano Death In Pieces Records. Se trata de casi 39 minutos de brutalidad con producción “old school” divididos en nueve canciones.

Musicalmente, la banda está influenciada por el Death y Thrash clásicos. En la creación de su sonido hay elementos de bandas como Morbid Angel, Death, Pestilence, Carcass y Slayer. Su primer sencillo, “Bitterness and Burning Hatred” es una buena muestra de lo que sabe hacer el cuarteto integrado por  Samuel Lehikoinen en guitarra y voz, Markus Tiainen en la guitarra líder, Roope Hytönen en el bajo y Josa Lahti en la batería. Y es justamente este último el que pone un toque extra al sonido de la banda al combinar un doble bombo grave con una tarola hueca. Suena a combinación extraña pero en el contexto de Skeletal queda muy bien.

El disco fue grabado y mezclado por Tom Brooke en el Tonehaven Recording Studio y cuenta con el arte de Samuel Lehikoinen. Probablemente porque apenas empiezan o tal vez porque así componen, el crédito de la música está como Skeletal. A lo largo del disco hay marcados matices que lo hacen muy disfrutable. Algunos riffs son cuasi Black Metal, otros son más lentos y pesados, hay varios momentos frenéticos y lo que mantiene la unidad estilística es la voz. En general es un disco muy bien trabajado, con una combinación precisa de algunos temas largos, como “Apathy”, que además varía en su tempo un par de veces sin perder pesadez y que ejemplifica lo que su sello y ellos denominan “influencias más progresivas en la composición”, algunos muy cortos como la instrumental “One Eyed Watcher” con su aura operística y otros más en duración promedio.

Es un disco con suficientes giros para no caer directo en la categoría de “bueno a secas” o “poco inspirado”. Mantiene al escucha atento y nunca le permite distraerse. ¡Altamente recomendable!