Tal como las bizarras notas que veía Daria en las pocas horas que le dedicaba a la televisión, comencé la semana.

Regresé de unas ¿merecidas? vacaciones y me dispuse a informarme. Prendí televisión, escuché radio y leí portales de noticias, sólo para darme regresar a la realidad del mundo enfermo y triste en el que vivimos.

Nada me dio más asco que enterarme sobre la reelección de Elba Esther Gordillo en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y de Carlos Romero Deschamps como líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

¡Dos personajes que han saqueado y jugado con Pemex y la educación del país!

La reforma laboral que avaló el Congreso de la Unión no toca ‘un pelo’ de ambos sindicatos. No serán más transparentes, ni habrá rendición de cuentas o democracia sindical, pese a que fue destrabado el tema en el Senado.

Por si eso fuera poco, la Secretaría de Educación Pública dio a conocer los resultados de la evaluación que hizo a maestros… ¡Oh sorpresa! ¡Cuatro de cada diez profesores (casi 99 mil de los evaluados) deberían regresar a la escuela!

Según la SEP, sus conocimientos necesitan una actualización.

Y  mientras tanto, sigue la confusión con el asunto de El Lazca ‘Laden’. Ahora la historia es más ‘creepy’, estilo Frankenstein, pues ahí están los federales desenterrando cuerpos de familiares del capo supuestamente caído para corroborar, vía ADN, que verdaderamente se echaron al líder de Los Zetas.

Si no están haciendo de Frankenweenie, viendo a Daria en algún canal arrumbado o buscando una plaza magisterial, los espero en Twitter:

@RodolfoZapata