La tradición de bandas de metal sinfónico en México es interesante, sobre todo porque si bien no es un género saturado en cuanto a propuestas, las que habitan esa pradera musical suelen tener mucha calidad. Tal es el caso de Shattered Vessels, un proyecto en el cual los guitarristas Hagen y Fernando Flare (ex Dark and Poetry) se unen con la voz de Yael Medrez Pier para dar forma a un proyecto que se presenta ante el mundo con el video-sencillo “Portrait of us”. 

TXT:: Luis Jasso

Aventurarse a calificar un proyecto nuevo por una sola canción es una tentación que se debe evadir, aunque al mismo tiempo si lo que la banda ofrecerá cuando saque su disco debut será de la misma calidad que el sencillo, estaremos una vez más ante una excelente propuesta musical que ofrece madurez, criterio y un excelente gusto a la hora de componer.

En pocas palabras, “Portrait of us” es un temazo llevado por una melodía suave y agónica en el piano, soportada por un gran trabajo en los riffs de guitarra y llevada a excelente puerto por la suave voz de Yael. Además, la historia, probablemente cursi para los más jóvenes, es narrada de manera perfecta y moverá fibras sensibles en más de un escucha con edad suficiente para haber vivido una situación similar con plena conciencia de ello. En el video se agradece la colaboración especial de la chelista Brenda Soriano y el pianista Rodrigo Rosales, lo cual deja un poco abierta la idea de cómo será el resto de la música que cree la banda. Es decir, si estos dos personajes que hacen un trabajo sobresaliente en “Portrait of us” solo aparecen en esta rola o en más, estará por verse. 

Vivimos en tiempos en los que las bandas -muchas, sobre todo las de creación más reciente- se ven obligadas a lanzar sencillos en lugar de discos. Sin que ese sea necesariamente el caso con Shattered Vessels, la manera de juzgar nuevos proyectos ha cambiado también. En ese contexto, si debemos calificar a Shattered Vessels por este sencillo, no queda más que destacarlo como un tema altamente recomendable, de una gran calidad y que deja a los rockeros más veteranos, acostumbrados a sentarse a escuchar un larga duración, con ganas de que el sencillo sea apenas la punta de un iceberg.