Sepultura estaba por ofrecer un concierto sinfónico en Rock In Rio; para variar, la pandemia lo evitó. Sin embargo los brasileiros se presentarán en 2022 con la Orquesta Sinfónica de Brasil, y al respecto y sobre otros tópicos Andreas Kisser platicó en exclusiva para #SangreDeMetal. En fraternal entrevista, nos dijo que no será la primera vez que la banda en la que milita concretará algo así: “hicimos otro hace algunos años, probablemente 2008, en Sao Paulo. Fue una experiencia increíble, y ahora vamos a tener esta oportunidad con la Sinfónica Brasileira”.

TXT:: Luis Jasso

Contrario a lo que alguno podría suponer, la música sinfónica no le resulta extraña a Kisser: “me encanta, conocí esa música antes de saber del metal y el rock and roll porque mi familia, principalmente mi padre y mis abuelos, tenían discos de Mozart, Wagner y cosas así. De hecho me inicié en la música porque quería tocar guitarra clásica. Es una cosa muy natural para mí: el rock, el metal y lo clásico no son mundos tan diferentes. Stravinski eran un rebelde, fue un punk en su época, rompía reglas. Entonces creo que la actitud y las influencias tienen mucho que ver entre el metal y la música clásica”.

El disco con material original más reciente se Sepultura es Quadra (Nuclear Blast, 2020), y cuando sus autores regresen a tocar en vivo, de allí será extraído el temario base de su repertorio: “Quadra es nuestro nuevo disco. Con la pandemia, la concepción del tiempo ha cambiado mucho; trabajamos en ese álbum en 2019 y salió en febrero de 2020. En 2019 tocamos en Rock In Rio y tocamos un tema nuevo que fue “Isolation”; luego, en marzo, cuando estábamos listos para la siguiente parte, que sería la gira, tuvimos que parar todo. Entonces tenemos muchas ganas de tocar el disco nuevo”.

Además de Quadra, este año los músicos brasileños lanzaron Sepulquarta, una serie de colaboraciones con todo tipo de invitados que se presentaron en un podcast semanal con Sepultura como anfitrión. Beneficios del encierro, de la necesidad de mantenerse activos. Muchos de los músicos que participaron en esta idea son más jóvenes que los de Arise; ¿será que Kisser tenga sus propios ídolos y recuerde alguna anécdota con ellos? Así respondió: “Yo creo que el día más importante para mí, como músico que empezaba a tocar, tuvo lugar en Rock in Rio 91, enero del 91. Fue nuestro primer gran festival, estábamos en casa y tocamos con Guns N´ Roses, Judas Priest, Megadeth y Queensrÿche, y Sepultura fue la primera banda en tocar”.

Andreas prosigue con su historia: “Ese día, Rob Halford, de Judas Priest, fue a visitarnos a nuestro camerino y wow, aquello fue muy intenso, tener la oportunidad de conocer, o más bien, que Rob Halford quisiera conocer a Sepultura… para mí eso no era posible. No me cabía en la cabeza que el Dios del Metal buscara conocernos. Nunca lo voy a olvidar porque además fue muy simpático, respetuoso, al hablar de Sepultura y de lo contento que estaba de conocernos. Hoy en día cuando me acuerdo de ese momento se me pone la piel de gallina. Yo no hablaba muy bien inglés en ese tiempo, pero bueno, tampoco quería hablar; sólo quería verlo y escucharlo hablar a él. Fue increíble”.

Sepultura tiene 37 años de carrera. Platicar sobre los viejos tiempos arroja datos interesantes: “Sepultura comenzó en el 84. Entonces contábamos con una máquina de fax y un teléfono fijo, eso era todo. Teníamos un amigo en Belo Horizonte, esto sería en el 87, cuando estábamos arreglando el contrato con Roadrunner, nuestro primer contrato internacional. No sabíamos hablar inglés, ni Max sabía lo suficiente como para discutir sobre un contrato. Así que nuestro amigo, que hablaba muy bien inglés, nos ayudaba con las llamadas; no sé, hablábamos cada 45 días porque era muy caro pagar llamadas de larga distancia de Brasil a Estados Unidos o Europa. Había que tener muy claro lo que queríamos decir para que no fueran llamadas muy largas. Nos adaptamos”.

Kisser avanza con el tema antes de despedirse: “y nos adaptamos igualmente al cambio del vinil al CD y luego a Napster, y así hasta llegar a todo lo que tenemos hoy: servicios de streaming. Acá estamos. Ahora los discos se venden de otra manera y tenemos Bitcoins y criptomonedas, pero nos adaptamos. Hay maneras distintas de hacer las cosas, de ser una banda, de contactar con los fans, y eso quedó demostrado con Sepulquarta. La tecnología está para ser usada a favor. No se trata de volverse esclavos de la tecnología sino de usarla con inteligencia y equilibrio. El punto es encontrarle el lado positivo a las cosas, porque siempre lo hay. Por más que la tragedia sea gigantesca, como lo fue la pandemia, siempre buscamos los lados positivos y trabajamos en ellos”.