“Bienvenidos a mi acido calabozo” es la frase con que entras al sitio de David Firth, creador de extrañas animaciones con ambientes pútridos y diálogos que parecen venir de una mente que experimenta cierto grado de locura. De hecho de lo que más me llamó la atención es que realmente sientes cómo funciona la mente de un loco, pudes perderte un minuto entero de la animación y reanidarla como si nada hubiera pasado; ideas intinerantes, inconexas, flotando en un mar de eventos escalofriantes.
En su página FAT-PIE podrás ver capitulos de distintas animaciones como Salad Fingers, que es mi animación predilecta entre este universo familiarmente extraño, en dónde la música hará que entres en trance y te mesas en tu pequeña silla de escritorio mientras acercas los ojos secos al monitor de tu claustrofóbico cúbiculo o cuarto.
Les dejo tres capítulos, con subtítulos en español, para que malviajen:

 

 [@VictoriaKarmin]

No more articles