Para un cantante resulta esencial la combinación de la voz con la técnica, y Rufus Wainwright alterna ambas con gran maestría. Se ha labrado una probada trayectoria por su gran calidad interpretativa; es toda una figura icónica y representativa del movimiento gay, del que también ha sido un activista connotado.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Durante los últimos años ha explorado su gusto por la actriz de la época de oro Judy Garland, además de llevar sus temas al formato de orquesta. Rufus Wainwright puede ser conmovedor, pero jamás pierde el porte y la elegancia, y ello es algo muy evidente en el disco que ha anunciado junto a la Amsterdam Sinfonietta, que saldrá para finales de noviembre.

Rufus Wainwright & Amsterdam Sinfonietta Live es un disco que se grabó en enero de 2017, pero que apenas verá la luz para mostrar la versatilidad del artista al hacer suyas canciones de Leonard Cohen y Joni Mitchell, pero también tirar del repertorio clásico de Verdi y Berlioz. ¡Que nadie diga que no se arriesga con todo!

El trabajo también incluye “I´m going in”, un tema que la canadiense Lhasa de Sela escribiera a los 37 años de edad, acerca de su propia muerte debido a un cáncer, y que fuera parte del set que Rufus desarrollara durante la gira de 10 fechas en compañía de la afamada agrupación de cuerdas por varias ciudades de los Países Bajos.

Como una manera de mantener enganchados y atentos a sus fans, Rufus Wainwright anticipó el video de “Gay Messiah”, que en su historia es prácticamente un himno aclamado por la comunidad LGTTB+.

Quien también es un extraordinario pianista, ha resumido la experiencia junto a la Amsterdam Sinfonietta de la siguiente manera: “Estos fueron algunos de los conciertos más desafiantes y satisfactorios que he hecho en mi vida. Nunca había cantado tantas canciones de estilos y mundos musicales tan diferentes, desde el barroco francés hasta las arias clásicas y la música contemporánea”.

A esperar a noviembre para escuchar completo ese momento de gala total en la carrera de Rufus.