Desde Rancho Mirage, California, en medio de una gira de Café Tacvba, Rubén Albarrán nos habla de Aguaviva Colectiva, un colectivo formado por artistas (como Roco Pachukote y Lengualerta) y académicos (como la Dra. Andrea Medina) que luchan por la defensa del agua y de la vida a través de la música en la Nación Comca’ac, en el desierto de Sonora. Sobre ello, Albarrán charla para Marvin

TXT::Katzer

¿En qué consiste Aguaviva Colectiva?

Aguaviva Colectiva somos un grupo de artistas y académicos que junto con miembros de la comunidad Comca’ac tenemos la intención de caminar juntos, buscando la solución, primero del desabasto de agua potable y después de muchas otras problemáticas en la Nación Comca’ac. A través de la música tratamos de energizar a los jóvenes en la comunidad, trabajando con artistas locales; para ejemplo, la canción “Hax hino cafft”, cuyas regalías serán destinadas para la comunidad Comca’ac, a un consejo popular para que ahí se decida qué se hace con los recursos. Porque el problema del agua no es el único ahí. Está la basura, los jóvenes que no van a la escuela y los cárteles acechando. A través de la música y la cultura buscamos alejar a los jóvenes de la amenaza de la droga y de los cárteles.

Hemos realizado estudios geofísicos, hicimos la exploración para un posible pozo. También hacemos reuniones periódicas en las cuales intentamos reconstruir el tejido social. Hemos apoyado una caminata que se realizó entre la dos comunidades Comca’ac; una de Punta Chueca y la otra de Desemboque. Una caminata hermosa para unir a los pueblos y conversar las situaciones adversas que enfrentan. Estamos tratando de hacer un trabajo que no sea colonialista, ni asistencialista. Es un trabajo delicado. 

¿Como podría valorarse el agua al mismo tiempo que se asegura el acceso a ella?

El agua es un elemento dador de vida, por eso es sagrado. Porque nosotros mismos somos agua, no somos sin el agua. Solamente es posible tener vida a través del agua, del oxígeno, de la tierra, por eso son los sagrados elementos dadores de vida. De ahí su importancia. Claro que en nuestra sociedad esto se ha desdibujado. Somos muy privilegiados porque muchos vivimos en la ciudad y abrimos la llave para tener acceso inmediato al agua, pero no es así para todas las personas. En nuestro país gran parte del agua está concesionada a empresas refresqueras, cerveceras, de agroindustria. Las clases política y empresarial están enfocadas en sus propósitos haciendo a un lado a la comunidad y sus derechos.

¿Crees que la respuesta sea disminuir o controlar las concesiones a empresas por parte del gobierno?

Absolutamente. Se ha dicho que ya no se han dado más concesiones, pero las que se encuentran vigentes son por treinta años, con posibilidad de renovarse. Es demasiado tiempo. No puede ser que estas empresas tengan más del setenta por ciento de las aguas nacionales concesionadas y haya comunidades sin agua. Empresas que funcionan porque les damos nuestro dinero. Entonces tenemos que regularlo. Se trata de que, a través de nuestra consciencia, cambiemos la consciencia de las empresas.

¿Qué lugar tiene la música en esta lucha?

Dentro de Aguaviva Colectiva pensamos que la herramienta que tenemos a la mano es la música y la cultura, para crear transformación y deseando que nuestra consciencia general se eleve, que podamos ver con más claridad. El agua no forma parte de la agenda política porque significa un gran negocio, y quien tiene poder sobre ello mantiene esa hegemonía. Pero a través de la música y el arte creemos que podemos hacer consciencia. El llamado es a ocuparnos de nuestra vida.

También te puede interesar: “Rubén Albarrán: Empáticos saludos, hijos de la chingada”