“¡Rosalía, Guapa, que soy Pedro!”… Y los medios, siempre deseosos de amargar a quien lo permite, se ensañaron: “Y la malagradecida Rosalía ni siquiera volteó a ver a Almodóvar”.

TXT :: Alejandro Acevedo

Pero imagínate cuántas vértebras cervicales contracturadas tendría la “Guapa” en cuestión si en sus conciertos volteara cada vez que alguno de sus miles de fans le gritara “¡Rosalía!”.

Enseguida Rosalía aclaró: “Pedro y yo nos identificamos espiritualmente. Él ha ido a varios de mis conciertos y yo, recientemente, me he convertido en una Chica Almodóvar“, pero así es eso del “cotilleo”: no deja títere con cabeza.

Bien puesta la tiene Rosalía, que con gracia versifica esto que le quedaría como anillo al dedo a la mala prensa: “Amargas penas te vendo/ Caramelos también tengo”… ¡Olé!

Rosalía Vila Tobella nació en Barcelona hace 25 años pero tiene corazón andaluz. Admira a Camarón de la Isla, Enrique Morente y a La Niña de los Peines. Y sus maneras de decir tienen mucho qué ver con las formas del granadino Federico García Lorca. “Ese cristalito roto/ Yo sentí cómo crujía/ Antes de caerse al suelo/ Ya sabía que se rompía…”, dice la Diva en “Malamente”, canción que hace unos días contribuyó a allegarle un Grammy en la categoría Fusión.

Lo suyo es el flamenco-pop-urbano y con soltura lo baila… “Al mover gitanamente las manos me siento poderosa”.

De su imagen son responsables María Escoté y el triunfal Palomo Spain que ya ha vestido a Beyoncé. Almodóvar también es una gran influencia visual aunque asegure que “Rosalía tiene vida propia”. “Yo de pequeña veía las películas de Pedro donde aparecían mujeres que me parecían tan lejanas y a la vez tan familiares, y ahora estoy metida en una cinta de Pedro (Dolor y Gloria) que se estrenará en la primavera de 2019″, dice una Rosalía que vemos cual Maja de Goya en el video “Di mi nombre”.

Pero Rosalía también posee hondura negra: Kendrick Lamar y Pharrell Williams (con quien ha trabajado en los estudios Conway Recording de Los Ángeles) son modelos a seguir. Sin embargo, en la fusión que caracteriza a Rosalía todo parece caber. El reguetón de J Balvin, una declamación de Rossy de Palma y El Guincho que afina los tonos y las voces de Rosalía que hablan del malquerer de los machirulos. Sí. Rosalía es feminista pero es tan talentosa y hermosa que poco le dura un mal sentimiento.

Por ello y por todo lo que Rosalía representa, no importa que no nos voltee a ver si le gritamos en un concierto: “¡Rosalía, Guapa, que somos todo el staff de Marvin!”.