Además del mérito estrictamente artístico, la maquinaria mediática establece sus prioridades y es así que en términos del nuevo flamenco van por delante C. Tangana y Rosalía, pero no son los únicos ni los más arriesgados; cada día se suman otros nombres y no precisamente de talento emergente, sino de gente de viene bregando de tiempo atrás y que dan un golpe de autoridad, como es el caso de Rocío Márquez.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Nacida en Huelva durante 1985, Rocío Márquez es una exponente de la nueva generación del cante jondo y ahora se reúne con Bronquio, una figura que va de la electrónica al pop con total como comodidad. Ambos convocaron a la jerezana 41V1L para trabajar en “De mí”, que es una forma actualizada de rumba.

Esta canción supone el segundo anticipo de Tercer cielo, un álbum que editarán en mancuerna y que, por lo que se escucha, traspone los cánones establecidos por la tradición rumbera. En lo suyo, los recursos electrónicos están al servicio del arte vocal.

“De mí” llega para suceder a “Un Ala Rota (Garrotín)” como antecedentes del álbum, que aparecerá completo a finales de este mes, y que deja por anticipado que las formas añejas de lo flamenco se adaptan perfectamente a los recursos y propuestas de la modernidad.

Rocío Márquez no ha tenido miedo de lo arriesgado que puede resultar el trabajo de Bronquio (Santiago Gonzalo), procedente de Jerez de la Frontera, para quien el cante puede catapultarse al futuro sin problema alguno. “De mí” tiene alma profunda, mucho duende, pero también arrojo y valentía… ¡Olé!

También te puede interesar: Cabaret de Galaxias #21: curar la ansiedad con polvo espacial y canciones