Rey Pila es uno de los grandes nombres de la música independiente en México, y aunque quizá no es tan longeva su trayectoria, sus integrantes tienen un gran camino recorrido, y con nostalgia los treintones recordamos a proyectos como Chikita Violenta o Los Dynamite, pero la verdad es que Rey Pila ha trazado su propia senda que ha cautivado la atención del mundo, de esa forma fueron adoptados por Julian Casablancas de los Strokes en Cult Records aproximadamente hace 5 años.

Luego de girar con grandes nombres del indie mundial, los Rey Pila tienen bajo el brazo un álbum nuevo titulado Velox Veritas, titulo que toman del concepto de la verdad expedita, un término en inglés, la Fast Truth, que refleja la construcción de pensamientos en corto, un efecto secundario de lo que uno puede leer en un twit, un mensaje de WhatsApp, o cualquier red social, que te lleva a desarrollar una idea sin mayor background, o conocimiento previo.

La portada del disco corrió a cargo de Dr Lakra, una de las eminencias mexicanas en el arte contemporáneo; tatuador, ilustrador, creador de instalaciones y más, a quien le dieron carta abierta para trabajar en el arte del disco, luego de intimar con él, ya que Rosca (Rodrigo el guitarrista de la banda) es socio de Lakra en un estudio de tatuajes. Unicamente entregaron algunas referencias de imágenes, el doctor puso en la mesa otras, y entre esto se encontraban unas diapositivas que el artista había rescatado, ahí apareció este maniquí, que fue intervenido hasta ser ese personaje de la portada, que uno no sabe a ciencia cierta si es una persona o simplemente un muñeco.

Lo nuevo y experimental de Rey Pila: “Velox Veritas” — ruidoblanco

Velox Veritas cuenta con Dave Sitek en los créditos de productor, charlamos al respecto, le pido a Mike y al Güero que me platiquen su mejor recuerdo de tener a este integrante de Tv on the Radio trabajando con ellos. Inmediatamente Mike deja claro que es un tipazo, y que lo pudieron conocer luego de una invitación a su casa, donde les ofreció un delicioso pastel de chocolate con leche, y a raíz de ahí me platican la historia, originalmente todo en este LP fue trabajado por Rey Pila, con su ingeniero de confianza, así llegaron a Sonic Ranch para grabar, y sobre la marcha, ya encaminados a la recta final, Ricardo Casuso (ingeniero de la banda, y además ha sido asistente de Sitek en algunas grabaciones), le mostró a Dave la música de Rey Pila y le prendió, se quizo sumar para hacer la mezcla y la producción adición, algo así como los polvos mágicos, me dice Güero. Dave se llevó las canciones a su estudio en Los Ángeles, donde Diego lo alcanzó y ahí se hicieron algunas grabaciones adicionales para terminar el álbum.

Bromeamos sobre la comida de Sonic Ranch, que enamora a cualquiera con su sabor Tex Mex, y de ahí tratamos de analizar taxonómicamente el ADN del sonido de la banda, que a mi me parece muy ochentero, pero justo Andrés “El Güero” me comenta que si bien los 80a están en el ADN de la banda, para este álbum quisieron tomarse más libertades y ampliar el abanico sónico, y considera que Velox Veritas está más dentro de un sonido de los noventa, especialmente la parte electrónica. Justo ellos grabaron más canciones, pero para mantener ese balance, Dave Sitek se clavó en las 11 piezas que forman el LP, seleccionando picos y valles para tener con que jugar y que no fuera plano.

Este disco será editado en vinilo, y la narrativa del álbum se fue construyendo para que fluya con el avance las canciones, pensado para oírse de principio a fin, como en otros tiempos se acostumbraba, y aunque las canciones hablan de temas relacionados, no está Diego quien sería el indicado para platicarnos del hilo conductor de un arco argumentario. Retomando la narrativa musical, sale a flote que “Steps” inicialmente era una canción, que se truncó en 2 partes, para que la segunda cierre la cara A, y que el lado B del LP sea concluido por la primera parte de la canción. De esta manera cobra vida Velox Veritas como un álbum circular, que tiene un ritmo como una película, y con el que te tienes que comprometer a escuchar de cabo a rabo en sus 40 minutos de duración.

Retomando los nuevos sonidos que llegaron con Velox Veritas para ampliar la gama sonora de Rey Pila, me llama mucho la atención “Over the Edge“, canción con un juego de voces muy peculiar, y que en la producción se puede sentir un aire de canción pop de estos tiempos, con unos platillos veloces como es muy peculiar en el trap; nos gusta el trap, nos gusta el hip hop, nos gusta casi toda la música, y aunque no queríamos hacer una rola de trap, porque no es nuestro estilo, sí queríamos jugar un poco con los hats en treinta y doceavos, los beats, el low end muy marcado, y el juego de voces entre Diego y una voz femenina. Kat que entró al final del disco en lo que se grabó en el estudio de Dave Sitek, me comenta Güero.

Nos acercamos al final de la charla, y no podíamos dejar de lado tocar el tema de la pandemia, sus planes, y qué viene luego de estrenar el disco, siempre da nervios lanzar un disco, y ahora con todo esto mucho más, pero nos ha sorprendido la respuesta de los sencillos en la pandemia, parece que la gente está escuchando más música, me confiesa Mike, mientras que Andrés agrega que aunque hace meses tomaron la decisión de sacar el disco aunque no haya terminado la pandemia, porque se les cayeron los planes, ya tenían unos shows increíbles en Estados Unidos con una gran banda, así como gira en ese país, y en México, por lo que a falta de una solución a la estoica quietud que va derrumbando a la industria del espectáculo, que se lleva entre patas a la música, se decidió salir con el disco, enfocarse a promocionarlo vía digital, y mientras ensayar y seguir componiendo, ya que al momento no hay de otra.