A inicios de junio, durante una de las protestas del Black Lives Matter, la estatua de Edward Colston en Bristol fue derribada. Y hoy ese espacio por fin fue llenado con una escultura de Jen Reid, una de las manifestantes que estuvo presente cuando tiraron dicho monumento.

Esta creación fue del escultor británico Marc Quinn, quien durante el amanecer, con ayuda de todo un equipo y una grúa, colocó la escultura titulada A Surge Of Power (Jen Reid). La cual está inspirada en una foto que le tomaron a Reid aquel día, en donde se le ve de pie sobre el pedestal con el puño levantado, símbolo del movimiento del Black Lives Matter.

Y aunque Quinn y su equipo no tenían ningún permiso para colocarla, en teoría no están rompiendo ninguna regla. Ya que en una entrevista con The Guardian, el artista reveló que su intención no es que quede ahí indefinidamente, así que a pesar de que es extremadamente difícil de mover, no es una obra de arte permanente.

black-lives-matter

Vía: Instagram @biggiesnug

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Marvin Rees, emitió un comunicado diciendo que el futuro de dicho pedestal y lo que está instalado en él debe ser decidido por la gente de Bristol. Y aunque aseguró que el artista no había tenido permiso para montar la escultura, en ningún momento mencionó que el consejo actuaría para eliminarla.

En cuanto a la estatua de Colston, fue recuperada del puerto y puesta en restauración. Sin embargo, se anunció que los graffitis que le realizaron durante las últimas protestas se conservarán.  Y se planea colocarla en una nueva instalación propuesta dentro del Museo de Bristol.

Créditos foto de portada: Matthew Horwood/ Getty.