El folleto decía “Patti Smith: Hecatombe” La presentación dijo mucho más…

TXT :: Uili Damage | FOT :: Casa Del Lago Juan Jose Arreola, UNAM

Unos minutos antes de la una de la tarde, del sábado 2 de septiembre de 2017, La Casa del Lago, en el Bosque de Chapultepec era un hervidero de actividad, entre admiradores eufóricos, organizadores, staff de producción y por supuesto, la estrella del día, motivo de esta agitación: la poetisa, la cantante, la artista de la plástica, el ícono de la contracultura, la leyenda septuagenaria… Patricia Lee “Patti” Smith.

A las seis de la mañana ya había una aglomeración expectante… para el medio día cuando se abrieron las puertas, la multitud ya estaba tremendamente inquieta por alcanzar sitio en el evento.

Pasadas las trece horas, el escenario fulguró, no por la tenue iluminación que luchaba con la resolana de un sábado nublado, sino por el aura radiante de la nacida en Chicago y emblema neoyorquino, escoltada por su cómplice musical de toda una vida, Lenny Kaye, guitarra del Patti Smith Group.

Con la atención total de una audiencia extática, Smith inició su presentación recitando las palabras de la canción escrita por su difunto esposo Fred “Sonic” Smith, “People Have the Power”, dando un énfasis dramático a la oración que da título y canalizando la desesperación de su ávido público hacia una sentida ovación.

Antes de que alguien pudiera recobrar el aliento, esculcó entre las páginas de la copia que llevaba en mano de su autobiográfico Just Kids, para dar lectura a una anécdota que vivió con su primera pareja, el fotógrafo Robert Mapplethorpe, hilándola con la invitación de sus anfitriones de Galería Kurimanzutto para crear una pieza de arte que ocupará alguna de las esquinas de las calles Sonora y Nuevo León, en la Colonia Condesa. En la anécdota, Patti y Robert se tropezaban con otra pieza de arte en una esquina neoyorquina que rezaba “War is over if you want to. Merry xmas from John Lennon and Yoko Ono”.

A sabiendas de que el público imploraba desde sus corazones la versión musical de la poetisa, siguió sin pausa con una interpretación de “Wing”, con el soporte de la guitarra acústica que cargaba y manipuló Kaye. Los seguidores de su discografía quedaron hondamente conmovidos, con el tema salido del álbum Gone Again (1996) mismo que viene acompañando a una estremecedora despedida luctuosa a “Sonic”, a Robert, a su hermano Todd y a su amigo cercano Kurt Cobain.

Contemplando la euforia a la que terminó por escalar el recital, esto apenas se estaba calentando. Con una impresionante remembranza y dedicatoria a las madres de “los 43”, Patti hizo llegar su inconfundible tesitura vocal a la médula de cada presente con un cover a cappella de “Mothers of the Disappeared”, de U2. Más canciones fueron coreadas, entre ellas “Dancing Barefoot”, “Grateful”, “Ghost dance”,“Noguchi’s Butterflies” -que dedica a Frida Khalo y había interpretado en otra lectura en México, durante su visita de 2012-, “My Blakean Year” (su homenaje a William Blake)…

A la mitad de la actuación, llegó la lectura de “Hecatomb”, poema que Smith dedica a Roberto Bolaño y motivo deesta congregación, pero para sorpresa de todos y desilusión de algunos, fue el reconocido escritor y periodista capitalino, Juan Villoro quien hizo la lectura en voz alta de la traducción al español y no Patricia Lee.

En adelante la convivencia llegó a sus temperaturas más altas: para continuar con el programa, Patti Smith cantó piezas como “Beneath the Southern Cross”, “Because The Night”, “Can’t Help Falling in Love” -que dio a conocer El Rey Elvis- y cerró la sesión con el tema musicalizado con el que inició el programa: “People Have The power”.

Chavorrucos, Rucorrucos, Hipsters, Altermundistas, Punks, Hippiepunks, Hippiechics, Intelecsaurios, y representantes de muchas más tribus y rubros sociales cool de la ciudad, terminaron hondamente satisfechos al salir de este sábado de veneración y culto a la tan querida artista, quien mandó a todos a casa con los ojos vidriosos al despedirse diciendo: “No lo olviden: ¡Siempre han sido libres!”

 

No more articles