Apenas hace unos días repasamos el interesante álbum de Yann Tiersen 11 5 18 2 5 18 (Mute, 2022) y destacamos la aportación de QUINQUIS en la parte vocal para dar un atractivo adicional al disco que el ecléctico músico francés dedicó a los sintetizadores a pedido expreso de un festival alemán.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Todavía reverberaba la estela de aquella odisea electrónica, cuando aparece Seim, editado también por Mute Recods, sello discográfico de Yann, y que no es lo único que comparten, pues son marido y mujer desde 2016, además de ser cómplices creativos. Esta obra igualmente deja atrás su anterior seudónimo de Tiny Feet.

Pero lo cierto es que Émilie Quinquis, nacida en Brest, Francia, durante 1990, ha hecho su propia Carrera como compositora, cantante y fotógrafa. Ella se decanta por una música etérea que parte de una electrónica de elementos esenciales y además ha llamado la atención por cantar en bretón, el dialecto regional (con un origen celta).

Seim ha sido definido como “una perla mística” y está conformado por 10 canciones que conservan ese halito meditativo y de elevación espiritual.  De entre toda la entrega habremos de destacar a “Adkrog” y “Run” con la colaboración de Gareth Jones (que está en casi todo el disco) y el danés Ólavur Jákupsson, aunque todo el disco tiene una marcada cohesión y funciona de manera integral.

QUINQUIS ha dado con un álbum que habrá de satisfacer a los seguidores de grupos como Cocteau Twins, pero también a los de Brian Eno, Max Richter y Tangerine Dream, además de los interesados en una obra tan variada como la de Yann Tiersen, que participa en “Óg” con unas partes de sintetizador Moog.

Seim consigue elevarnos tanto por la capacidad evocativa de la urdimbre musical como por la sonoridad misma del bretón, que fluye de una manera que nos sentimos dentro de historias fantásticas.

También te puede interesar: Yann Tiersen emprende una odisea electrónica en ‘11 5 18 2 5 18’