Una de la mañana, sales corriendo del Foro Sol, ya no hay metro… hay algunos microbuses atascados que improvisan rutas. Mientras el mar de fanáticos sale y compra una playera intentas tomar el taxi que aún no te han ganado.

– ¿Cuánto me cobra a la Viga y Churubusco?
– 200 pesos por la hora.
– ¡Madres!

¿Por qué actuamos desesperados? ¿Por qué no ir más allá del Foro para tomar el taxi? ¿Por qué no caminar, en una noche de verano, hasta la casa?

La respuesta es sencilla: en la Ciudad de México no nos sentimos seguros.

He escuchado a autoridades capitalinas decir que en la ciudad no hay crimen organizado, que los levantones, secuestros e irrupciones en bares y antros son hechos aislados… La realidad dista mucho.

12 personas fueron secuestradas por un comando armado. Las sacaron, a punta de madrazos, de un antro en la Zona Rosa. Actualmente nadie sabe si los ‘desaparecidos’ están vivos o muertos.

Poco sabemos del caso y no se dimensiona el hecho, al contrario, se minimiza diciendo que probablemente es “un ajuste de cuentas”.  Lo cierto es que como ellos, nosotros también estamos expuestos a la violencia.

Según Miguel Ángel Mancera, el Harvey Dent de esta ciudad, el tema de la inseguridad sería tema permanente de la agenda. Hasta hoy, y no sé ustedes, yo no me siento más seguro.

Mientras nuestros impuestos surten efecto, no queda de otra que andar con cuidado,  con ojo vigilante y reduciendo los riesgos de un asalto, un secuestro o un asesinato en el Distrito Federal.

Nos leemos en Twitter: @RodolfoZapata

No more articles