Steve toca la guitarra. Bill toca el bajo. Tommy toca la batería y juntos, como Exhalants, no necesitan nada más para conjurar el poder de las “olas verdes” traducido en las ondas sonoras demoledoras que proyectan a tu cabeza.

La banda texana debuta oficialmente con un álbum epónimo tan heavy como melódico -tras la publicación de su EP Democore-, mismo que con diez cortes bestiales rinde homenaje a sus ídolos Shellac, Unwound o los Cherubs, al tiempo que construyen una “marca de fábrica” propia a partir de ese legado.

El álbum fue grabado y mezclado por Ian Rundell (Ghetto Ghouls) en Austin, Texas, en sólo ocho horas, y en conjunto logran un regreso refrescante a las canciones de rock complejas, dinámicas y el ataque musical genuinamente monolítico.

 

Para rematar, el arte de tapa creado por Dustin Pilkington nos remite a las grandes grabaciones de la época dorada del hard core americano así como del post punk y el crudo no wave de inicios de los ochenta.

De esta colección que ya puedes adquirir en el sitio de Self Sabotage Records, se desprende el clip para el corte “Punishers”, el cual resume nítidamente la energía contenida en el larga duración.

No te pierdas otras las noticias de esta banda implacable en su fanpage oficial.