El Thrash mexicano es brutal, veloz y tiene su historia. A principios de los 2000 comenzó su andar la que hoy es una de las bandas pilares de ese movimiento, Piraña. Con larga experiencia internacional (¿raro no?, mejor se les aprecia afuera) y con tres discos, con un cuarto ya en proceso, el cuarteto queretano es una de las tres bandas seleccionadas para dar vida a la primera edición del Candelabrum Metal Fest. Al respecto, Sangre de Metal platicó en exclusiva con César “Tarellevil” Trello.

Sobre la importancia de tocar en un festival que a pesar de nuevo, promete mucho, el guitarrista/cantante y co-fundador de Piraña comentó que para ellos “es un gran honor estar en un cartel tan interesante y con bandas tan variadas que además fueron seleccionadas a mano, porque hemos visto que en otros festivales normalmente traen a las bandas que siempre vienen y aquí no. Piraña ha participado poco en festivales en México, como dos ediciones del Metal In The Forest, aunque fuera del país sí hemos participado en otros, por ejemplo el Barroselas, en Portugal”.

Una característica que tiene Candelabrum es que a las bandas nacionales se les da un trato profesional. Tendrán hospedaje de buen nivel, camerinos propios, catering, producción completa, y eso es algo que las bandas agradecen porque han pasado por todo lo típico de la escena nacional: “siendo una banda que tiene tres discos y tienes que ir a concursar con unos chavitos que acaban de salir de un garage y no tienen ni un demo, digo, es con todo respeto pero una banda así (como Piraña) no está para estarse metiendo en concursos de rock donde tienes que pagar y moverte a otras ciudades y a ver si ganas y entonces que te den chance de tocar en el puesto de las chelas, en un horario no estelar y bueno, si va a haber mucha gente y alguien te va a ver pero es como te decía, hay promoción y hay publicidad pero ese trato no es el que nos han dado acá (en Candelabrum), acá ha sido totalmente profesional, todo es por contrato, obviamente tienes tu espacio. De las tres bandas que estaremos por México, ellos decidieron que deberíamos estar ahí. Además, el hecho de que traten como a un profesional te obliga a ser mejor y al mismo tiempo te da el orgullo de decir que estás participando en un festival mexicano de alta calidad. Te escogen porque les gustó algo de tu trayectoria, sin necesidad de que estés besando zapatos, hay que decirlo con todas sus letras, besando zapatos o participando en esos concursitos. Eso yo creo que ha dañado muchísimo la escena mexicana porque hay chavitos, o chavitas o gente que ni van a las tocadas ni participan en eventos underground pero ya los metieron a ese festival y entonces ya son lo máximo. Creo que aquí no importan los likes, y eso dice mucho de quienes están detrás de esta organización”.

Piraña es una excelente oportunidad de escuchar a una banda que ayudó a desarrollar el Thrash Metal en México, una que tiene su trayectoria, su impacto y que si bien no está del todo inmersa en el mundo de las redes sociales, se dio a conocer a la vieja usanza: en vivo y en donde fuera: “Nosotros precisamente traemos una escuela vieja, no necesariamente sonamos como otras bandas que surgieron a la par de nosotros. Efectivamente Strike Master surge casi a la par de cuando surge Piraña, aunque nosotros traíamos un Thrash distinto al de ellos y otras bandas; Voltax surgió también con su Heavy más agresivo, en ese entonces surgió también Raped God que luego se hizo Raped God 666, había una camada de bandas, Lust por ejemplo, que empezamos a hacer lo que llamaron el revival Thrash, pero al menos sí lo puedo decir por Raped God, Lust y Piraña, no estábamos en el revival Thrash o lo que llaman Neo Thrash, creo que no nos queda porque nosotros si traemos una escuela anterior que nos hace ir hacia una tendencia más clásica. Eso es más o menos lo que queremos apuntalar, que el nombre de Piraña pueda ser todavía más conocido por nuevas generaciones”.

La invitación ahí está, el Candelabrum sigue en pie, están en comunicación constante con Protección Civil y autoridades pertinentes leonesas y todo apunta a que será el inicio de una nueva oferta metalera, una con su identidad propia que en el caso de las bandas nacionales, las abraza, entiende y difunde con la misma pasión que lo hace con las de fuera.