Existen ciertos arcanos que han alimentado al hip hop durante su crecimiento. Lo mismo apelan a la violencia, al ego, a las transformaciones sociales o al autoconocimiento espiritual. Adair Ruiz Colunga, mejor conocido como Phul King Fu, pertenece a la orden de estos últimos. Nativo de La Paz, Baja California Sur, Phul cuenta con alrededor de dos décadas metido en el rap, rimando o produciendo, en una extensa carrera bajo las sombras del underground.

TXT:: Eduardo H. G.

Lejos han quedado los días en que comenzó su búsqueda sonora a través de una computadora prestada que consiguió su hermano. Recién integrado a las filas de Homegrown Entertainment, uno de los colectivos raperísticos más importantes del país, Phul representa a la nueva camada de artistas del sello, manteniendo una coherencia estética entre su trabajo previo y la evolución que está imprimiendo en su próximo álbum, The dark side of the Phul; un nombre que por cierto, dice, lo define totalmente.

Apenas estrenado el primer sencillo, “King sun“, nos sentamos a platicar con este MC, beatmaker y productor detrás de cortes como “Del 98”, de su colega Alemán, entre otros tracks de la era digital del rap mexicano contemporáneo:

Supongo que, naturalmente, gran parte de tu público nuevo te conoce a partir de tu reciente fichaje en Homegrown, pero tienes una carrera bastante amplia como MC Phul, Delinquent Mono o Phul King Fu, ¿cuál es el origen de estos alter egos?

Phul King Fu fue la evolución de MC Phul (relacionado con la jugada de póker, full house) después de adoptar el kung-fu como inspiración para mis futuros proyectos, influenciado por el Wu-Tang Clan y Afu-Ra. Delinquent Mono nació de la decisión de separar mi trabajo de MC y de productor, con la intención de mantener en secreto la identidad del Delinquent, lo cual solo duró un par de años.

Ayúdanos a clarificar el orden de tu discografía previa, Shaolin tracks, Liquid shit, joyitas de discos en las que ya se advertía la conexión que tenías con otros raperos del noroeste como Simpson Ahuevo, Alemán y la Banda Bastön.

Antes de empezar a editar Shaolin tracks tenía un grupo llamado 612, que es la lada de La Paz, Baja California Sur. Estaba integrado por mí y por dos amigos, Creativo y MC Harce; editamos Entrando en área pero yo ya había formado parte de otro grupo, Golden Times, junto a Escritor Z (anteriormente conocido como Akuzty) y mi gran amigo Óscar. Grabamos varias canciones, pero no le dimos continuidad, pues al igual que nosotros la escena local apenas comenzaba.

Después de Shaolin tracks saqué Liquid shit para dar a conocer un nuevo proyecto llamado No Pitch Control, en el cual invité a mis compas, entre ellos Alemán, Banda Bastön y Simpson Ahuevo. El último proyecto de Delinquent Mono fue Cordyceps, donde hice toda la producción para mi compa Lues. Al final he producido un chingo de rolas, pero estos momentos y discos que te menciono son los que más tengo presentes.

¿Cómo comenzaste dentro del juego, rapeando o produciendo? ¿En qué momento elevaste tu ki en ambas disciplinas?

Como casi todos, comencé rapeando en instrumentales bajadas de internet. Y a producir unos dos años después, cuando mi hermano mayor consiguió una computadora prestada. Siento que desde el inicio tenía un ki elevado porque resaltaba en la escena local, pero cuando me di cuenta realmente de ello, fue cuando empecé a tener una respuesta a nivel nacional. Poco a poco me hacía notar más y más hasta el grado de salir en revistas o tener contacto con disqueras interesadas en mi proyecto. Digamos que en los tiempos de MySpace, allá por el 2006, tenía aproximadamente un millón de seguidores, ¿donde quedaron esos fieles?

Como tú, Alemán y La Banda Bastön provienen de la Baja Sur, ¿crees que podríamos hablar de un “estilo” en cuanto al rap hecho allá o identificas ciertos vasos comunicantes entre tu propuesta y la de tus paisanos?

Sí, hay un estilo en común y creo que proviene de los productores. En los inicios del rap en mi ciudad, había una influencia muy grande del sonido del Wu-Tang y siento que de ahí se empezó a formar y se expandió por el resto de La Baja, o más bien a La Paz y Los Cabos. Todo cambió cuando apareció Bastön. Pero hay que anotar que no obstante Muelas de Gallo y Dr. Zupreeme son de la Baja Sur, su propuesta tiene más años que la escena de la ciudad. Durante mucho tiempo no sabíamos que eran de allá, pensábamos que eran de Ciudad de México; eso cambió el día que los llevaron a rapear a La Paz, fue cuando supimos que eran de Baja Sur. Bonita sorpresa, ese día conocí a Mu y grabamos un track llamado “La Baja se mantiene”, el tercero que producía con mis propios beats, por ahí de 2003.

Hay un estilo definido en tus beats o en la forma en que produces; escuchamos estos bajos y baterías gordos, un sonido muy a lo clásico de la era dorada del rap, boom bap, atmósferas oscuras y reminiscencias lóbregas, ¿cómo llegaste a ello?

Me gusta lo orgánico, el sonido del vinil cuando cruje y las sensación que me causa el sonido de una orquesta o la melodía de los violines. Solo soy un loco que le gusta lo oscuro y expresa su esencia en ritmos y sonidos depresivos o agresivos. Por decirte algo, mi nuevo disco se llamará The dark side of the Phul, nombre que representa totalmente mi sonido.

Por otro lado es clara esta imaginería kung-fu, ¿de dónde vino esta afición?

Siempre me ha gustado el misticismo y de morro quería ser como Karate Kid, así que cuando conocí al Wu-Tang me enamoré del concepto y en ese momento decidí no ser el típico rapero, sino agregarle ese misticismo a mi identidad. Más que nada porque me gusta la historia del kung-fu, de Bodhidharma y el Budismo.

Háblanos de “King sun”, primer sencillo que lanzas con Homegrown.

Decidimos comenzar con “King sun” esta nueva etapa porque se trata de un beat sólido y una rola con una estructura clásica. Creo que no hay mejor carta de presentación que llegar con un sonido así, a lo clásico, con el que te sea casi inevitable mover la cabeza al ritmo del beat. Por otro lado, también te podría decir que es una introducción digerible a conceptos cada vez más pesados, porque fue hecha pensando en que sería el primer sencillo, de ahí que comience hablando de hierba y desarrollando el tema por metáforas como la de “siempre girando en la espiral de la serpiente”, que se refiere al infinito camino del conocimiento; sobre cómo te puedes quedar loco de tanto meterte en el gnosticismo, pensando que es un camino, pero que también podría ser tu perdición.

Me llama la atención que en el video (dirigido por Benjy Estrada) los personajes sean de estatura pequeña, ¿cómo se decidió eso?

Porque los planetas, en comparación con el Sol, son pequeños. También tengo una fuerte influencia del cine de Alejandro Jodorowsky: mientras más abstracto y surrealista, mejor.

Hay una línea en la canción en la que comentas que tus rimas son sencillas pero con mensaje, ¿a qué apelar con esta autoafirmación?, ¿cuál es ese mensaje?

Se refiere a la siguiente línea: “tú ves sólo al modelo, ignoras el paisaje”. Las personas suelen clavarse mucho en las apariencias, sin tratar de observar lo que hay más en el fondo. No buscamos el origen, nos conformamos con la nada. “King sun” está llena de pequeños simbolismos que tienen significados, sobre todo para mí y para uno que otro pirata.

Regresando a Jodorowsky, cuál es tu peli favorita del director?

Qué difícil, no me decido entre El topo y La montaña sagrada.