La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) presentó una iniciativa a la Comisión de Cultura y Cinematografía para garantizar que las salas de cine exhiban las cintas en su idioma original. Es decir, disminuiría el doblaje mexicano.

La reforma que AMACC quiere hacer al artículo octavo de la Ley Federal de Cinematografía busca que “la gente no se americanice con productos gringos en español”, de acuerdo con Mónica Lozano, productora de cine.

La reforma al artículo dejaría la redacción del mismo de la siguiente manera: Las obras cinematográficas y audiovisuales serán exhibidas al público en su versión original y, en su caso, subtituladas al español en los términos que establezca el reglamento. Las clasificadas para el público infantil y los documentales educativos podrán exhibirse dobladas al español y a lenguas indígenas.

Entre líneas, lo que quiere la productora Lozano, y la industria que la respaldan, es que las películas sean subtituladas para que las cintas mexicanas puedan competirles. En un país como el nuestro, en el que se lee poco, no es difícil adivinar que la preferencia se inclinaría por las películas mexicanas de esta manera. Muy a pesar de la calidad del doblaje mexicano.

De acuerdo con El Economista, un miembro de la industria declaró: “En otras palabras, dificultar a la población el acceso y vista del producto gringo. Obvio esto es un proteccionismo disfrazado, que se usó desde los 70 hasta el 2000 para que la gente en los pueblitos no tuviera de otra más que ver los productos en español de ficheras y demás”.

La decisión ahora está en manos de la comisión de la Cámara Baja que preside el actor y ahora Diputado Federal, Sergio Mayer.

Sin embargo, de aprobarse la reforma, devendría en un montón de amparos por parte de las distribuidoras de Hollywood en nuestro país.