La lámpara del ladino continúa investigando por los rincones del mundo las situaciones y puntos de vista de actores de mucha importancia en el plano musical mundial. Durante la década de los 70 nacía el festival Trans Musicales en la ciudad francesa de Rennes. Un festival que, luego de ser algo local, se convirtió en la plataforma de referencia para presentar a las nuevas joyas de la música internacional en el mercado francés. Hoy es un festival con la participación de 50 países cada año y que goza de respeto a nivel país y europeo. Es por ello que decidimos acercarnos para preguntarles acerca del panorama musical pandémico francés, entre otras cosas. Algunos de los artistas que se presentaron en su festival antes de volverse grandes estrellas son: Daft Punk, LCD Soundsystem, Björk, Bon Iver, Jamiroquai, Portishead, Lenny Kravitz, Cypress Hill, Justice y MIA, entre otros.

Vemos cómo en México la crisis ya nos ha alcanzado inevitablemente y con consecuencias devastadoras para grandes, medianos y pequeños actores de la industria y sin una clara salida por el momento. Es importante hacer comparativas y vale la pena ver cómo la están pasando en un país como Francia, que a primera vista luce con una fortaleza y organización mayor que la de México.  Jean-Louis Brossard y Béatrice Macé son los co-fundadores originales de este festival que parece caminar a contramano de todos los eventos, que siempre intentan tener a la estrella del momento como headliner para vender sus boletos. Desde sus interesantes puntos de vista accedieron a responder juntos algunas preguntas sobre cómo están viviendo la pandemia, desde su rol individual en el festival. Vimos varios detalles de cómo Francia está actuando para apoyar a la industria, la barrera idiomática, los despidos pandémicos, nuevos artistas y la realización de su evento en 2020.

¿Cómo están las restricciones de la pandemia para la música en Francia?  

Béatrice: Aquí se aplica a todos los tipos de artes escénicas. La primera restricción fue la prohibición de conciertos y reuniones sociales por el confinamiento. Luego, en el contexto de la reapertura, la obligación de respetar un protocolo sanitario, basado en el distanciamiento físico traducido en 4 metros cuadrados por persona con marcas en el suelo, uso obligatorio de cubrebocas y medidas higiénicas (gel antibacterial, lavado de manos, evitar tocarse la cara, estornudo de etiqueta, etc.). También se pide una distancia entre escenario y público para evitar proyecciones. Para los artistas se pide distancia física en el escenario, usar cubrebocas y separaciones de plexiglás en el escenario si hay canto o instrumentos de viento involucrados. Hoy (14 de julio), la cláusula de una persona por cada 4m2 ya no está en las normas oficiales y los lugares con butacas pueden reabrirse con solo 1 metro de distancia entre los asientos. Los grupos de amigos pueden sentarse juntos. Pero los conciertos de pie en lugares cerrados aún no están permitidos.

 

Nuestro trabajo se ha reanudado en el desarrollo de artistas con ensayos y residencias en un pequeño lugar de música en vivo llamado Ubu, ubicado en la ciudad de Rennes y que es operado todo el año por el equipo del festival, respetando el protocolo sanitario. Se está negociando la reapertura de los conciertos permanentes para septiembre de este año pero por el momento no tenemos una respuesta específica del gobierno. En cuanto a la capacidad de presentación en vivo, los espectáculos al aire libre para más de 5.000 personas están prohibidos hasta el 31 de agosto.

Su festival está orientado al talento emergente. ¿Cómo es la afectación en particular para lo que hacen?

B: La programación del festival es muy internacional (el año pasado hubo representantes de 50 países). El problema principal que vemos es las restricciones en los viajes de los artistas para llegar hasta Rennes, en Bretaña, ciudad donde se celebra el Trans Musicales. Además, el gobierno francés también recomienda catorce días de aislamiento a las personas que llegan de ciertos países. El primer impacto es, por lo tanto, la reducción de las posibilidades de booking internacional. Todo dependerá de la evolución de la pandemia a nivel mundial.

¿Cómo es la respuesta del gobierno a la industria de la música con respecto a COVID-19?

Nos hemos beneficiado de los fondos del gobierno que estaban disponibles para todas las empresas de cualquier sector: personal de baja, actividad parcial, fondo de solidaridad, cancelación o aplazamiento de los cargos de la empresa, exención de las contribuciones a la seguridad social. También se estableció un préstamo garantizado por el Estado. Esto mejora el flujo de caja pero no los balances. El gobierno y las autoridades locales han mantenido los subsidios 2020 a pesar de las cancelaciones de eventos. Y el CNM – Centro Nacional de la Música (nota del editor: una nueva organización pública que comenzó en enero de 2020 y está dirigida a todo el sector de la música francesa) recibió un presupuesto de 50 millones de euros del estado para tratar con las primeras consecuencias de la crisis en la industria musical francesa.

La medida emblemática para nuestro sector ha sido el apoyo a los empleados, incluidos los artistas que tienen el estatus de “trabajadores intermitentes”. Por lo general se debe demostrar que trabajaron un cierto número de horas en un período de 12 meses para poder recibir el apoyo. El 15 de marzo el gobierno francés eliminó esta condición hasta que termine la pandemia.

¿Como es el apoyo para el sector por parte del gobierno? 

Béatrice: El Centro Nacional de Música ha orquestado los fondos de ayuda que solicitan las empresas sobre la base de las solicitudes. El primer fondo fue por una suma de € 7,500 y El segundo por € 35,000 lo cual no es mucho en vista de las pérdidas financieras de un festival cancelado. Actualmente se está considerando un plan de respaldo y se implementará cuando comience el año escolar en septiembre.

Sin embargo, la conclusión general es que la ayuda directa a un sector que fue uno de los primeros en detenerse (y también será uno de los últimos en reanudar a las operaciones “normales”) es insuficiente. Las pérdidas son enormes y se estiman en tres mil millones de euros para el sector de la música en Francia. Todas las organizaciones de gestión colectiva y sociedades de derechos colectivos en el país (SACEM, ADAMI, SPEDIDAM, SCPP, SPPF, etc.) también han puesto en marcha medidas dirigidas a los artistas. Y todas las autoridades locales (en Bretaña) han realizado un programa de ayuda al sector cultural en su conjunto.

Compárteme un breve resumen sobre lo que está pasando en Trans Musicales

B: Como se han mantenido nuestros subsidios y aún no estamos seguros de hacer el festival, o incluso de reanudar la actividad de Ubu, nuestra situación contable aún no es negativa. Hemos podido reiniciar la implementación del proyecto Trans Musicales pero sobre lo realmente posible. Hemos retomado la actividad de acción cultural, desarrollo artístico y acompañamiento:

  • Fin de la residencia Trans en la región de Bretaña: Mohican (una banda local que apoyamos) ha estado trabajando desde septiembre de 2019 en la escuela secundaria Chateaubriand of Combourg con dos grupos de estudiantes, uno en creación musical y el otro en organización de restitución de dos conciertos
  • Desde abril de 2020 nuestros talleres artísticos se reanudaron, pero digitalmente.
  • Se reanudaron los ensayos y la filmación en Ubu para los artistas que apoyamos a través de nuestra organización.
  • Conciertos al aire libre: Organizamos solo algunos para residentes locales (sin comercialización ni promoción) como parte de un proyecto de la ciudad.

En estos momentos estamos participando en varios grupos de trabajo sobre “el mundo cultural posterior a la crisis” para lo que debemos aprender todas las lecciones de los últimos meses. También planeamos hacer de esto el tema de las conferencias como parte del próximo festival con el deseo de tratar de orquestar una capacidad de comprensión global al cruzar varios sistemas de pensamiento que actualmente se trabajan por separado: derechos culturales, sociales y solidarios. economía, educación artística y cultural. En 2005 comenzamos a integrar el desarrollo sostenible en nuestro proyecto de festival por lo que será el prisma de nuestra reflexión. La idea es trabajar en la noción central de desarrollo sostenible = responsabilidad basada en el pensamiento global y sistémico + la noción de ecosistema.

¿El festival sucederá este año? ¿Cómo está adaptando el evento a la situación actual?

Béatrice: Nuestra 42ª edición está prevista para los días 2 y 6 de diciembre de 2020, pero hoy 14 de julio todavía no tenemos la respuesta. La decisión que hemos tomado es hacer todo el trabajo de preproducción y el 15 de septiembre, dependiendo de las respuestas de la Prefectura (equivalente a la autoridad del Ministro del Interior, pero a nivel regional), tomaremos una decisión final y anunciaremos si el festival tendrá lugar este año o no. También contactamos a las autoridades locales para ver si podíamos trabajar juntos de antemano para crear las condiciones para que el festival se llevara a cabo.

Nuestra esperanza es que el evento pueda realizarse sin restricciones para replicar la audiencia y la experiencia habitual de los artistas en Trans Musicales sin degradar las condiciones del festival. Para nosotros la capacidad limitada significaría que el festival fuera económicamente imposible de mantener pero también que la experiencia del artista y el público no fuera compatible con las presentaciones en vivo, a menos que solo debiéramos respetar un protocolo sanitario y medidas de seguridad como el gel, cubrebocas, etc. Estamos intentando esperar el mayor tiempo posible para obtener las respuestas necesarias que nos permitan comenzar la producción y hacer el festival.

En México, la ola de despidos en el sector ya es casi masiva. ¿Cómo va esto en Francia y cómo crees que el sector de la música en su país se verá afectado después de la pandemia?

Jean-Louis Brossard: Dado que esta es una pandemia global también estamos viendo la misma ola de despidos en Francia y en toda Europa, los efectos secundarios de la música en vivo son los mismos en todo el mundo. Daña todas las ramas del ecosistema musical: eventos, sedes, técnicos, artistas, productores, bookers, etc.

Si nos olvidamos del coronavirus por un momento, ¿qué es lo más emocionante que está sucediendo con la música en Francia?

JL: ¡Es realmente imposible olvidar el coronavirus! No veo qué es particularmente emocionante de transmitir música en lugar de verla en vivo. La música es emoción, energía y conexión. Simplemente no sucede en una pantalla.

¿Sientes que la brecha lingüística dificulta la internacionalización de la música francesa?

Jean-Louis: No lo creo. Si hubiera una brecha lingüística, entonces Stromae, que tocó en el festival Trans Musicales hace unos años, no se habría internacionalizado. De la misma, forma el público francés de Trans Musicales no se habría conectado con el humor cómico del artista mexicano Silverio. http://www.memoires-de-trans.com/artiste/silverio/

Recientemente entrevistamos a MadMadMad, que además de tener miembros franceses se dieron a conocer a través de una sesión para KEXP grabada en su festival. ¿Podrías compartirnos otros 3 nuevos artistas a los que debemos prestar atención?

JL: Moundrag, Slift, Lysistrata, Theo Lawrence

Si debieras apostar todo tu dinero: ¿qué día dirías que los conciertos volverán al 100% de su capacidad en Francia?

Jean-Louis: ¡Nunca apostamos!

Si tienes interés en conocer más información sobre Trans Musicales puede ponerte en contacto con su RRPP internacional Géraldine Zanaska: geraldine@compass-music.com

Los dejo con Slift, una de las buenas nuevas bandas de la cantera de Trans Musicales.

Escucha los artistas que más nos gustaron de Trans Musicales 2019

Lee más de la #LaLámparaDelLadino aquí