Ozzy Osbourne asegura que su reciente caída lo ha dejado “absolutamente en agonía” y que “la recuperación es muy lenta”. Descarta la posibilidad de dar un concierto.

Ozzy Instagram

La recuperación de Ozzy Osbourne de una caída a principios de este año ha sido extremadamente lenta y dolorosa, al punto de que la leyenda del metal duda estar listo para reanudar su gira en 2020.

El año pasado, Osbourne terminaba su gira de despedida “No More Tours 2” a lo largo y ancho de los EE.UU. cuando contrajo una infección por estafilococos, lo que lo obligó a cancelar los últimos shows de dicho tour. Luego tuvo que cancelar su gira europea a principios de 2019 después de contraer la gripe en año nuevo.

Sin embargo ha sido una caída lo que noqueó por completo al Príncipe de las Tinieblas dejándolo fuera de circulación por lo que resta del año.

Según información, Osbourne tropezó saliendo del baño a mitad de la noche, provocando el desprendimiento de unas varillas metálicas que le fueron implantadas tras un accidente en 2003. Esto lo ha obligado a cancelar definitivamente su gira norteamericana y el resto de sus shows programados para 2019.

Ha tenido que someterse a una cirugía de cuello y columna como resultado de esta caída, lo que ha causado estragos en el cuerpo del cantante de 70 años. Ha desarrollado además coágulos, por lo que ha comentado que un simple paseo lo deja totalmente “exhausto”.

Por el momento, Ozzy Osbourne está en recuperación y así se mantendrá hasta nuevo aviso. Los años no pasan en vano, pero cruzamos los dedos para poder verlo de nuevo sobre un escenario muy pronto.

Foto vía Instagram.