Todo parece indicar que Venom va a ser una enorme decepción.

El cine es, ante todo, un negocio. Por lo tanto, no cabe duda de que el hecho de que una cinta se gane una clasificación R representa una pérdida descomunal de dinero para sus ejecutivos.

Fue debido a este asunto que Venom, la más reciente adaptación del universo Marvel, sufrió dramáticos cambios para que su contenido pudiera obtener una clasificación PG-13.

Hasta el momento, las primeras críticas han expuesto el hecho de que la cinta no sólo no es esa obra maestra que todos esperábamos, sino que su contenido es algo verdaderamente insufrible.

Podríamos pensar que estas aseveraciones son anticipadas; sin embargo, cuando las quejas vienen del propio protagonista de la cinta, no podemos hacer otra cosa más que comenzar a preocuparnos.

Lo que sucede es que, hace unos días, Tom Hardy en persona aseguró que la edición final de la cinta dejó fuera 40 minutos que, para él, eran lo mejor del filme.

En palabras de Hardy, estas secuencias tenían un tinte sumamente oscuro e incómodo.

Sólo nos queda esperar hasta el próximo viernes; sin embargo, es muy probable que esa joya violenta e incorrecta que se nos prometió esté muy lejos de ocurrir.

Imagen: Forbes

Imagen de portada: as.com