Nightwish lanzó “Human. :II: Nature”, su décimo tercer larga duración, quinto que editan con la complicidad de Nuclear Blast Records y segundo con Floor Jansen en la voz. De inicio, algunos críticos lo han hecho pedazos, sobre todo aquellos que, todos estos años más tarde, no superan la salida de Tarja Turunen. Si tienen razón o no dependerá de cada escucha, pero de entrada, hay bastante tela de donde cortar.

Por ejemplo, el disco de Nightwish suma poco más de 81 minutos de duración, por lo cual se editó en formato doble. Más allá de cualquier suposición fundada de algún tipo de teoría de la conspiración, lo cierto es que a los discos compactos les caben 78 minutos de música, así que hacerlo doble parece haber sido más una necesidad que un capricho.

Ahora bien, parte de lo que algunos critican es justamente el segundo disco, una larga oda dedicada al planeta tierra con algunas citas por ahí de gente como Carl Sagan y Lord Byron, instrumental. Son casi 31 minutos, denominados “All the works of nature which adorn the world” que a su vez está dividido en ocho temas individuales, sin voz.

Por otra parte, Nightwish decidió que, por lo pronto, tener un sencillo promocional no era buena idea y lanzaron entonces, al mismo tiempo, un video con letra de cada una de las nueve canciones que dan forma al disco uno. Habría que buscar diligentemente para ver si esto es inédito o no, pero ciertamente no es común. En todo caso, es un movimiento atrevido porque seguramente generará más críticas. Al final del día, si de algo sabe Nightwish es justamente de críticas, así que tampoco será algo que les angustie realmente.

Del segundo disco sólo hay un video, lo hicieron para el tema “Ad Astra” y en él, la banda invita a la gente a conocer la plataforma “World Land Trust” y destaca a México, específicamente la parte dedicada a recolectar fondos para ayudar a proteger la reserva de la biósfera de Sierra Gorda, en Querétaro, el área natural protegida más ecodiversa de México.

Probablemente aquellos que se acerquen a la nueva música de Nightwish sin rastros de cinismo o de esa perpetua necedad de querer repetir el pasado incansablemente encontrarán algo de valor. Pero se requiere justo de eso, de escucharlo y ver si al final vale la pena o no, porque los críticos cada vez más toman actitudes negativas que sólo muestran que les hace falta tener más sexo real en su vida.