Encontrar una cinta de horror decente dentro del catálogo de Netflix -al menos en el que está disponible para nuestro país- es una auténtica labor titánica, muy similar a la de un explorador quien busca entre cerros de basura un tesoro que realmente valga la pena. Ante esta situación nos hemos dado a la tarea de enumerar cinco títulos nada despreciables los cuales destacan como una excelente opción para la próxima vez que desees disfrutar de una peli de horror de calidad.

Climax. (Gaspar Noé, 2018).

En el sentido estricto de la palabra, esta cinta difícilmente podría ser considerada como una legítima cinta de horror; sin embargo, no cabe duda de que las sensaciones que logra producir en el espectador son muchísimo más potentes que cualquier joya del género de lo siniestro. Un auténtico descenso a la locura gestado a partir de esa agudización formal que sólo el autor de Irreversible es capaz de conjurar.

The Voices. (Marjane Satrapi, 2014).

Ryan Gosling nos muestra una de sus facetas más oscuras y menos conocidas a través de esta ingeniosa cinta la cual contó con la dirección, ni más ni menos, que de la autora de Persépolis. Haciendo gala de un estilo el cual pasa de lo cómico a lo estremecedor en cuestión de segundos, esta producción nos introduce de manera paulatina en las pulsiones de una psique la cual se encuentra atravesando por un irremediable fractura que habrá de devenir en tragedia.

 

The Host. (Bong Joon-ho, 2006).

Clásico imperdible del cine asiático el cual destaca como uno de los primeros “pininos” del multi premiado director responsable de Parasyte. El cine de monstruos nunca se había visto tan poblado de elementos tan decididamente sociocríticos y existenciales. Definitivamente, una cinta que nos recuerda por qué muchas de las grandes mentes del séptimo arte iniciaron su carrera en el mundo de la fantasía siniestra.

It Comes at Night. (Trey Edward Shultz, 2017).

Antes que nada es necesario apuntar que ésta es una cinta no apta para aquellos quienes están buscando lo mismo de siempre. El principal atractivo de esta producción es ese detenimiento tan acompasado con el que logra crear una notable atmósfera de inquietud psicológica alrededor del espectador; misma situación a la que se suma una trama que -ojo con esto- explora situaciones sumamente actuales como son el encierro y la paranoia catastrofista.

 

The Babysitter. (Joseph McGinty Nichol, 2017).

Interesante homenaje postmoderno el cual se adueña de los estereotipos más recurrentes dentro del género para proponer una narrativa plenamente satírica e incorrecta. El humor y el horror encuentran a lo largo de esta cinta una mancuerna por excelencia la cual los hermana de forma casi homogénea, misma situación a la que se suma un guión que fluye de forma bastante fina.