Lo sabes, tu cuerpo te pide ver esta peli.

¿Qué es lo que pasa cuando los dogmas sociales se convierten en violencia?

Ésta cuestión es el principal eje conceptual de Nación Asesina, sin duda alguna, la propuesta fílmica más interesante para este fin de semana.

  • El primer punto que hay que resaltar de esta cinta es esa homogeneidad con la que logra mezclar géneros como el coming of age con elementos propios del suspenso tecnológico y el horror distópico.

 

  • La narración nos presenta a cuatro chicas adolescentes quienes habrán de atestiguar la paulatina pero irrevocable disolución de su nicho social.

 

  • Esto después de que un misterioso hacker develé los secretos más oscuros de varios de los habitantes de su pueblo (Salem).

 

  • Esta situación traerá consigo una serie de eventos cada vez más mórbidos los cuales adquieren una dimensión sensorial sumamente inquietante gracias al ingenioso lenguaje fílmico de la cinta.

 

  • Lo más interesante de este filme es esa brutal crítica que hace a las estructuras inquisidoras de la civilización occidental normalizada.

 

  • Sin adherirse a ningún tipo de parcialidad ideológica, esta cinta nos ofrece un mordaz panorama –configurado en clave de thriller- que deja al descubierto esa hipocresía y sadismo sobre el que operan las convenciones sociales actuales.

 

  • Misma situación a la que se suma una lectura casi foucaultiana del impacto que los dispositivos tecnológicos han tenido dentro de nuestra civilización.

 

  • Nación Asesina es, en múltiples aspectos, una cinta que rompe con las convenciones tanto formales como discursivas de la cinematografía occidental actual.

 

  • Esto gracias a una serie de complejas codificaciones discursivas donde temas como los conflictos de género, la violencia normalizada, el acoso, la paranoia mediática, la misoginia, la privacidad, los apegos emotivos y la doble moral se ven abordados desde una perspectiva sumamente honesta.