Atreverte a ser diferente en un mundo con tantas reglas, requiere coraje. Hoy, reconocemos a 7 mujeres que forman parte del despertar cultural que nuestro país ha experimentado. Celebramos su independencia y autenticidad al  vivir bajo sus propios términos, logrando cambios trascendentales en ti, en mí, en nosotros.

Crean momentos que cuentan a través de la música y rompen con límites mentales, enunciando una nueva industria en donde ser mujer es sinónimo de fortaleza.

Patana Castellanos, la reina del Do It Yourself

Crecer en medio de bocinas, consolas, micrófonos y música; creó en Patana una curiosidad y amor natural por la música. Su papá tenía un sonidero, lo cual le permitió escuchar los éxitos de ese entonces, mucho antes que cualquiera de nosotros, moldeando su mente para siempre ser una persona con una visión más adelantada.

Cuando llegó el momento de elegir carrera, optó por arquitectura. Su tirada era diseñar escenografía enfocada a conciertos, musicales y festivales. Comenzó a reprobar, por lo que se replantea un cambio. En ese ínter conoce a unos de sus actuales amigos, quien tenía una banda y puros conocidos músicos enfocados al punk, math rock, indie, etc… es así como Patana se adentra a una escena regida por guitarrazos y contracultura.

Creó un colectivo llamado ‘Yes, I Dude’, en el que armaban toquines con bandas emergentes. Entre ella y sus amigos se hacían cargo desde el diseño de flyers, hasta la logística; forjando en ella esta esencia del Do It Yourself.

El rumbo de Patana Castellanos cambió considerablemente la primera vez que pisó un lugar de reggaeton. Venía de una escena liderada por hombres, cuando vio que en el reggaeton estaba la posible liberación femenina, se enamoró. Poco a poco conoció más y más artistas de reggaeton underground, siendo las mujeres sus favoritas. Notó que en las letras de estas exponentes, se expresaba naturalmente un tabú del que, durante muchos años, hicieron sentir mal a las mujeres: su sexualidad.

Patana vio en este movimiento, un gran potencial por lo que decide crear ‘Perreo Millennial’, un proyecto de booking y gestión independiente. Se interesó en traer al país a las mujeres españolas que estaban alzando la voz. Es así como Patana se convirtió en la primera mujer en traer exponentes internacionales, a un evento de perreo 100% DIY. Ella y el resto del equipo, se encargaron de vuelos, hospedajes, fees, pr, venta de boletos. Logrando de cada presentación, un éxito, cuando todavía se tenía un estigma sobre este género musical.

La visión adelantada de Patana, le permitió seguir experimentando con artistas de este género, armando los primeros festivales underground de la ciudad. De poco a poco, construyó una labor titánica en la aceptación de este género, entre los millennials; siendo las mujeres las más beneficiadas, creando espacios seguros en los que cada una pudiera hacer con su cuerpo lo que quisiera, sin temor al acoso o represión.

Fue cuestión de tiempo para que Patana dejara un poco la gestión y se involucrará en los mixers. Es así como nace: Dj Sugarmami, su faceta como dj, presentándose en uno de los bares más importantes de la ciudad, con un piso enfocado al perreo. Ahí Patana es la que marca el ritmo, logrando que el que alguna vez fue considerado el género más machista, sea ahora el estandarte de empoderamiento femenino. Patana asegura que una de las cosas más gratificantes de cuando toca es ver a todas sintiéndose ‘bien perras y que ellas mandan’.

En la naturaleza de Patana está ese don de transformar chistes locales en proyectos comerciales, lo cual le trajo la enorme oportunidad de tocar en uno de los escenarios del EDC con su proyecto alterno ‘Army of Skanks’. Este proyecto empezó porque en un aniversario de ‘Perreo millennial’, les faltaba un dj; ella y un amigo se propusieron como dúo, sin saber que en el futuro, se presentarían en un festival tan importante.

Hablar de Patana es reconocer el recorrido e historia de una gran mujer que, con los años, la vida ha correspondido su amor genuino por la música con proyectos exitosos. Hablar de Patana es vislumbrar su grandeza como ser humano y como promotora cultural.

Su legado está en el corazón de todas las mujeres que con el reggaetón, se sienten libres, fuertes, hermosas y valientes.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pat Ana Castellanos (@sugarmamidj)

Sofía Thompson, surrealista nota a nota. 

Si has escuchado los sencillos de Sofía Thompson, o visto sus videos musicales, es seguro que te preguntes cuál es la inspiración de esta fenomenal voz femenina que nos inyecta un vibe único a cada nota. Una mezcla armoniosa de surrealismo bizarro, glitter y profundidad es la mejor manera de describir a la intérprete y compositora de títulos como Uh la la, Arde y Corre que se quema, el más reciente.

El talento de Sofía es natural, pero su inquietud por dedicarse a la música creció mientras escuchaba y cantaba sobre las obras de grandes artistas como parte de su cotidianidad. “Un recuerdo que tengo súper presente es estar con mi familia en carretera y mi papá me ponía discos de David Foster & Friends” – nos cuenta Sofía mientras explica por qué decidió dedicarse a la música.

A los once le pidió a su papá que le regalara un piano sin saber más que la ubicación de las notas. Y así, con la simple guía de un  tutorial de Youtube al que le ponía pausa para registrar cada movimiento de los dedos sobre el teclado, logró sacar su primera pieza en aproximadamente tres meses. Ahora el piano acompaña a Sofía en su proceso de composición. El verdadero despertar ocurrió un año más tarde, cuando entró por primera vez a un estudio de grabación. Quedó completamente enamorada y convencida de lo que quería hacer el resto de su vida.

Fue entonces que comenzó el verdadero viaje de Sofía dentro de la industria musical, pero sobre todo, la lucha por alcanzar el sueño de llevar sus composiciones a oídos del mundo. Algo que al inicio parecía sumamente complicado, logró materializarse en un primer sencillo. “Me la vivía haciendo covers, pero la primera vez que alguien escucha algo que sale completamente de ti, inédito, que tú dices “quiero que suene así”, creo es un súper logro.”

Sofía se describe a sí misma como una persona sensible y emocional. Para ella el poder de la música tiene un significado espiritual, pues es a través de este arte que logra exteriorizar sus sentimientos, dejarlos volar y mantenerse a flote. Incluso en momentos de incertidumbre, que abundan cuando te dedicas al arte, su motivación es la curiosidad de saber qué puede lograr y hasta dónde puede llegar. Su visión es extender este efecto positivo en aquellos que la escuchan y transmitir un mensaje de libertad. Sofía tiene claro que a medida que el éxito aumenta, también lo hace su poder de impacto en la Industria y está convencida en usarlo para lograr un cambio.

A través de su trayectoria, Sofía ha visto de cerca las dificultades a las que se enfrentan los nuevos artistas, sobre todo las mujeres. La competencia por ganarse un espacio dentro del mundo musical es intensa. Pero en los últimos años ha visto un cambio en el mindset tanto de sus colegas como propio. “Siento que ahorita está la energía de sacar la competencia y entender que todas como mujeres podemos brillar.” Además, ha entendido que en la actualidad el verdadero valor está en el arte, en la música que comparte, no en la imagen del artista.

Sofía ha logrado construir una identidad única que es el complemento ideal a su talento. Su historia es la prueba de lo que podemos lograr a través de la pasión y la perseverancia. Pero sobre todo, Sofía representa el potencial de los nuevos talentos femeninos que liderarán la música en un futuro cercano.

Natalia Marrokin, soul & naturaleza en una misma voz

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Natalia Marrokin (@nataliamarrokin)

¿Qué sucede cuando mezclas en un frasco naturaleza, fuerza femenina y sonidos endulzantes al oído? Obtienes a una artista de gran talento a quien conocemos como Natalia Marrokin. Su enfoque está en los géneros Soul y R&B (género músical que combina rhythm y blues)  dentro de los que se ha desarrollado como cantante y compositora. Ha participado en múltiples proyectos, siendo uno de los más recientes la Voz Azteca 2020. Este año viene recargada de energía para seguir ofreciéndonos eso que solo ella sabe hacer muy bien.

El amor por la música de Natalia nació desde casa en donde se le inculcó la apreciación por el arte desde una temprana edad. Su papá se ocupó de ilustrarla con música de bandas de rock inglesas y música disco. Junto con su familia, asistía a múltiples presentaciones y shows de entre los cuales uno específicamente dejó una profunda huella en su ser y despertó su vocación por la música. – “Cuando fui me cambió la perspectiva, me abrió la cabeza, quedé completamente enamorada.” – Esta fue la reacción de Natalia al presenciar el show Lord of the Dance.

A partir de entonces cantaba a diario en su casa. Al mismo tiempo que se sentía liberada podía notar que a la gente le gustaba lo que hacía. Una vez decidida a dedicarse profesionalmente a su pasión inició su trayectoria formando parte de un coro juvenil durante su adolescencia para después ganarse una beca que le permitiría estudiar en el Berkeley College of Music en Boston.

Mientras crecía, Natalia fue explorando la gran diversidad de géneros musicales hasta que descubrió lo que verdaderamente hacía vibrar su alma. Se encontró cautivada por la historia de los afroamericanos que dió origen al Blues, Soul y R&B. En sus propias palabras, lo describe así: “Me fui enamorando de esos géneros. Poco a poco fui cantando música de Aretha Franklin, Chaka Khan, Whitney Houston (…) Estas mujeres empoderadas me enloquecieron e hicieron que yo quisiera ser parte de eso, que yo quisiera volverme una de ellas.”

Seguir el ejemplo de grandes personajes femeninos ha hecho que Natalia tenga dentro de sus prioridades la lucha por la equidad de género. Por otra parte, mantiene en su conciencia el rol que juega ante su audiencia como fuente de inspiración, tal como sucedió en su caso. Por estas razones ella decide formar parte de un grupo de compositoras en la Ciudad de México, Energía Nuclear, que le permite involucrarse en  una red de apoyo para artistas que sobre todo son mujeres.

Además de ser amante de la música, es apasionada por la naturaleza. En varias ocasiones está ha servido como inspiración para sus composiciones en conjunto con su experiencia de vida. De no ser artista, Natalia se dedicaría a la biología. Incluso es un plan que no descarta de entre sus futuros proyectos. La definición de su aesthetic también está fuertemente influenciada por este elemento. Su objetivo es transmitir un mensaje de paz, empoderamiento, respeto e igualdad a través de su imagen. Siempre podremos encontrar a Natalia usando colores brillantes y alegres.

En 2020 participó por segunda ocasión en el Riviera Maya Jazz Festival. Su voz se ha escuchado en importantes ciudades como Nueva York y Londres. Natalia es la representación de una mujer imparable que trabaja día con día, llena de pasión, para alcanzar sus metas. En cada rincón al que llega su arte se respira una esencia de autenticidad en combinación con amor por la vida.

Maria José Baez, la historia de una mujer con estrella

Nacer con estrella es, quizá, una de las creencias más explotadas cuando se trata de relatar historias. Maria José Baez nos demuestra que es posible nacer con un camino lleno de luz.

Desde muy pequeña supo que la música tendría un papel protagonista en su vida. Su hermano mayor estudió música clásica, por lo que ella estuvo expuesta a este gran mundo que la maravilló.

Pero definitivamente lo que la llevó a tomar la decisión de dedicarse a este arte, fue una crisis personal y heartbreak, las cuales sucedieron de manera simultánea. En una de sus introspecciones, se cuestionó cómo podría embellecer el mundo, estando en una isla remota sin ningún objeto de la modernidad. Después de pensar y pensar, llegó a la conclusión que mientras ella pudiera tomar una piedra y golpearla con algo, podría crear percusión, la cual acompañaría con su voz.

Al inicio abrió su canal de soundcloud en el cual subía covers acústicos que grababa en su cuarto , poco a poco fue teniendo mas reproducciones, hasta que llegó a los oídos indicados.

Una tarde, interrumpió sus actividades de dirección creativa en la agencia Vice, para salir a comer junto con un amigo. Estaban sentados en la mesa, cuando de pronto el amigo con el que iba, se encontró a Ramón, un conocido. Lo invitaron a sentarse con ellos y fue cuando la estrella de Maria José, brilló.

Por cuestiones del destino, Ramón reconoció a Maria José, debido a que ya había escuchado su Soundcloud. Expresó sus ganas de formar una banda en la que hubiera una voz femenina, fue así que quedaron en escribirse, mandarse maquetas y hacer una serie de pruebas. Así fue como hace 5 años nació ‘Costa Felina’, proyecto que la llevó a tocar en el Teatro Metropolitan y que, hasta la fecha, sigue dando frutos, siendo este año el lanzamiento de un nuevo disco.

La segunda vez que brilló la estrella que acompaña a Maria José, fue cuando uno de sus amigos de Los Ángeles, le cambió la vida para siempre.

Pussy Riot, banda rusa feminista que constantemente protesta en pro de los derechos de la mujer, se encontraba por aventurarse en una gira sudamericana. A días de iniciarla, uno de sus integrantes se bajó del proyecto. La líder de Pussy Riot comenzó con la búsqueda del suplente, preguntándole a sus conocidos si conocían a alguien que pudiera estar interesado. Un amigo de María José la propuso, ella sin saber. Le marcó, platicó del panorama y, con toda la emoción del mundo, voló al día siguiente a Los Ángeles para encontrarse con Pussy Riot y comenzar con los ensayos. Fueron 10 días intensos, en los que tuvo que aprenderse 23 canciones. Su primera presentación fue en Ceremonia, Maria José recuerda que fue un día emotivo, ya que se encontraba en un escenario compartiendo con más mujeres el deseo de construir un mundo más empático.

Recorrió varios países, sintiendo la energía de todas las mujeres sudamericanas que, como ella, creen en la mujer como un ser de sabiduría, fuerza y determinación. Sin duda, una de las experiencias más gratificantes. Fue tal la entrega de Maria José al proyecto que dejó de ser suplente para convertirse en un miembro activo.

A lo largo de su carrera ha demostrado que no importa dónde estés, mientras tengas un corazón lleno de positivismo, la grandeza vendrá a ti.

Actualmente mezcla sus dos grandes amores: la música y la dirección creativa. Su intención es continuar en ambos mundos, llenándose de inspiración. Sin duda alguna, Maria José lleva la voz y lucha de las mujeres latinas a cada rincón que se presenta ya sea con Costa Felina o Pussy Riot. Como dirían: de México para el mundo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Maria J Baez (@mjbaez)

Móni Saldaña, una chica nada normal

La historia de Mónica Saldaña empieza con un mail: el mensaje de una fan buscando formar parte del proyecto que le cambiaría la vida. Ahora es directora de NRMAL, uno de los festivales más importantes en México y Latinoamérica. “El festival se ha convertido en una plataforma. A partir de él bandas han podido saltar a otros lados, gente se ha conocido y han salido colaboraciones increíbles. Yo quiero seguir haciendo esto. (…) Es la gran diferencia entre generar comunidad y generar solo público.” – Nos platica sobre el crecimiento de su trabajo.

Originaria de Monterrey, Mónica siempre ha sido una mujer independiente. Empezó a trabajar a los dieciséis años bajo la motivación de poder asistir a festivales como el Austin City Limits Music Festival y el Fun Fun Fun Fest. Mientras mantuviera un buen desempeño en la escuela, tenía la libertad de explorar lo que le gustaba, la música siempre formó parte de eso. Su estilo de vida hizo que despertara en ella un gran sentido de autonomía y responsabilidad. Se generaron grandes expectativas sobre lo que podría lograr.

En un inicio decidió estudiar Economía, entonces tenía la idea de llegar a ser empresaria. Poco a poco la vida llevó de la mano a Mónica hacia su verdadera vocación. Tras descubrir que el arte y la cultura era lo que más disfrutaba, aplicando el dicho ‘es mejor pedir perdón que pedir permiso’, optó por cambiarse a la carrera de Periodismo. Este fue uno de los primeros momentos en que se detuvo a pensar cómo  imaginaba su vida a futuro.

Un segundo momento determinante llegó después de vivir por primera vez la experiencia NRMAL en el Garage, un venue de música icónico en Monterrey. Mónica quedó fascinada y entonces supo que quería formar parte del proyecto. Llena de determinación, mandó un correo bajo el subject ‘I want to be NRMAL’. Así comenzó como voluntaria escribiendo para el blog del festival. Más tarde le ofrecieron la posibilidad de formar parte del equipo oficialmente. Aunque ya tenía un trabajo prometedor, su intuición le indicó que aceptara la oferta. No tenía miedo de correr riesgos.

Al día de hoy NRMAL ha presentado once ediciones gracias a un equipo liderado por Mónica. A pesar de que no ha sido un camino fácil de recorrer, pues a lo largo del tiempo han enfrentado cambios en la industria, el consumidor y propiamente en el formato del festival, la esencia se mantiene intacta: presentar lo más fresco del underground. La dirección de crecimiento se mantiene clara y es la base para la toma de decisiones en momentos de gran incertidumbre.

Bajo el apellido NRMAL, Mónica sabe que tiene en sus manos un medio de influencia con grandes alcances. Su objetivo es utilizar la cultura para impulsar el cambio. Está convencida de que si bien una persona no tiene acceso a la educación, seguramente tiene acceso a la música, está en contacto con el arte. Mónica comenta: “Yo no puedo cambiar el mundo con un festival, pero sí puedo cambiar perspectivas, sembrar ciertas cosas con la plataforma que tengo.” Siempre busca mantener congruencia entre las causas que ella misma defiende y las acciones que se implementan en el festival. NRMAL es considerado uno de los festivales con mayor porcentaje de participación femenina en América Látina.

La pasión por impulsar el arte ha sido la principal motivación de Mónica para hacer crecer NRMAL. Gracias al exitoso trabajo que ha realizado, hoy es reconocida como una mujer líder en la industria. Su independencia y determinación han sido las principales herramientas que le han permitido llegar tan alto.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Moni Saldaña (@monisaldana)

Andrea Martínez, una eterna enamorada de la música

Desde pequeña, Andrea encontró su camino, sin saber. Asistía a diversas actividades como deporte, dibujo, idiomas, pero fue la música con lo que conectó desde el momento uno.

Su vida era relativamente normal, iba a la prepa, por las tardes tomaba clases de música y en las noches ensayaba con su banda. A un año de terminar la prepa, aplicó para estudiar en la Superior de Música, teniendo la edad límite para que la aceptaran. Después de meses de incertidumbre, vio su folio en el periódico. La habían aceptado. Dejó todo y se dedicó a cultivar este deseo por llenar cada momento de su vida con una dulce melodía.

Ella es feliz entre notas musicales y todos los instrumentos que colecciona, toca 3 a la perfección bajo, guitarra y piano. Lo cual la ha llevado a participar en varias bandas como Little Jesus, Vaya Futuro y Vanessa Zamora. Ha compartido dos veces escenario en el Vive Latino con distintos artistas, lo cual desencadenó el momento en el que dimensionó que todo lo que ha vivido, cuenta: cuando las personas la reconocen y gritan su nombre.

Considera que su mayor logro es poder dedicarse a lo que le gusta. Actualmente está descubriendo su faceta como productora, poniendo en práctica todos esos conocimientos que ha adquirido a lo largo de años de estudio en la Superior de Música. En un futuro se ve estudiando porque si algo la destaca es esa sed de conocer este mundo tan extenso que nota a nota, la enamora más.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Andrea Andru MeDicen (@andrumedicen)

Mitzi de los Santos, percusión, voz y sentimiento

Hablar de música con Mitzi de los Santos, es reconocer los efectos terapéuticos que tiene en ella. Momentos claves en su vida en los que puede expresarse sin límite alguno.

Durante toda su vida, se ha cuestionado su papel dentro de la industria, queriendo ser un papel positivo. Considera que actualmente el papel de la mujer va más allá de hablar de amor, las canciones ya no se limitan a corazones rotos; los temas se han expandido a tópicos como empoderamiento, lo cual se le hace increíble.

No se puede hablar de historia, sin tocar el tema de la música, desde siempre han caminado de la mano. Mitzi parte de esto para llenarse de inspiración a través de los viajes y el conocimiento de nuevas culturas que han surgido a lo largo del tiempo. Esto le alimenta, logrando plasmar pequeños momentos históricos en dulces notas musicales.

La música está conformada por tres elementos: tono, melodía y ritmo. Mitzi domina cada uno de éstos, su voz es la más dulce melodía, alcanzando tonos hipnóticos, acompañándolos de ritmos en la batería.

Vislumbra su vida entre percusiones, voz y sentimiento; sintiéndose orgullosa de dedicarle su vida a un mundo tan hermoso como lo es la música. ¿Su misión? Llegar a todos esos oídos receptivos que buscan un poco de inspiración e historia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by @mitzidelossantosmx