El punk no ha muerto, pero Pete Shelley sí. Hoy con profunda tristeza llega la noticia de que Pete Shelley falleció a los 63 años de edad en Estonia, aún no se confirma la causa de la muerte, pero se especula que fue un ataque al corazón.

Pete Shelley fue el fundador de Buzzcocks, una banda pilar para la historia del punk

Es innegable la trascendencia de los Buzzcocks para la música y para la historia del punk. En 1976 Buzzcocks se inauguró en el mundo del género que reinaba a la disidencia de las generaciones: el punk. Después de ver tocas a los Sex Pistols, Pete Shelley y Howard Devoto quedaron tan impresionados que se lanzaron a formar una banda.

Un años después la banda lanzó su primer álbum, Spiral Scratch, Pete Shelley y los primeros integrantes de Buzzcocks pasaron meses recaudando préstamos monetarios con familiares y amigos hasta que a finales de enero de 197. Su material se lanzó bajo el sello que ellos mismos formaron: New Hormones.

Esto hizo a Buzzcocks uno de los primeros proyectos musicales en establecer una disquera, D.I.Y en su máxima expresión. Como dato extra, Martin ‘Zero’  Hannett (quién luego fundaría Factory Records junto a Tony Wilson) fue el productor encargado de este disco de corta duración.

En 1978 Pete Shelley haría historia cuando compuso “Ever Fallen in Love” para su álbum, Love Bites. Una canción que ha trascendido la historio, incluso, del punk al haberse colado en el imaginario colectivo y cultura pop al sonar en soundtracks de todos los géneros.

El último álbum que Buzzcocks lanzó fue And a Different Kind of Tension que se lanzó septiembre del 1979. En 1981 Buzzcocks llegaría al final de su carrera. Fue hasta 1989 que el grupo se reunió de nuevo. A partir de aquí Pete Shelley se concentró en su carrera como solista.

En 2017 México tuvo la dicha de recibirlo en Festival Marvin. La última vez que los punks pisaron tierra nacional. Su show fue acogido por el festival como su headliner. Quien estuvo ahí sabe que fue un show lleno de nostalgia pero sobre todo con mucha energía de saber que el punk seguía vivo. Gracias por todo el punk Pete Shelley.