TXT: Toño Quintanar

FOT:: DREAMLAND PRODUCTIONS

Durante el año de 1972, el estrambótico director John Waters emprendió un proyecto el cual se encontraba cimentado sobre una simple y honorable misión estética: crear la cinta más “guarra” en la historia del Séptimo Arte.

Fue así como nació Pink Flamingos, filme de culto el cual haría que el mundo entero girara su cabeza para conocer a la magnífica y transgresora Divine.

A continuación, te ofrecemos diez datos acerca de esta magistral cinta:

-Las heces fecales que Divine degusta durante el desenlace de la cinta fueron reales. Según John Waters, el animalito había sido alimentado durante tres días consecutivos con filete; por lo tanto, el sabor no fue nada desagradable.

-Durante el rodaje, Divine fue arrestada por robar. La actriz alegó en su defensa que estaba tratando de adaptarse a su papel en Pink Flamingos.

-Según Vincent Peranio, el presupuesto para el departamento de arte de la cinta fue de únicamente $200 dólares.

-Uno de los pollos utilizados como juguetes sexuales por Crackers y Cookie realmente murió durante la filmación. En una escena eliminada, podía verse a los personajes cocinando el cadáver del animal para cenarlo.

-Después de filmar la escena en la que consumió heces de perro, Divine llamó a un centro de ayuda fingiendo ser una madre cuyo hijo había comido estos mismos desechos. La operadora le informó que lo peor que podía pasar era que se le formaran gusanos en el estómago.

Marilyn Manson sampleó la voz de Mink Stole gritando “Burn you fucker!” para su canción “Dogma”.

-Durante una secuencia eliminada podía verse a Cookie leyendo un tabloide en el que se anunciaba que un tal Harris Glenn Milstead había salido de prisión. Harris Glenn Milstead es el nombre de nacimiento de Divine.

-En la cinta Midnight Movies, John Waters confesó haber estado drogado cuando escribió el guión de Pink Flamingos.

-Durante algunas de las proyecciones de la cinta, los cines ofrecían a los clientes bolsas para vomito color rosa.

John Waters declaró en cierta ocasión que la única escena de la que se arrepiente es el encuentro sexual -no simulado- que acontece entre Divine y Danny Mills. Esto debido a que ambos eran amigos muy cercanos y el rodaje se tornó demasiado incómodo.