El México Metal Fest pasado fue uno de los mejores conciertos que se sucedieron en México durante el 2019. No es masivo y desbordante, no está lleno de nombres de moda y no es en la Ciudad de México, tres elementos que hacen a muchos pensar que no vale la pena, que no sirve, que no importa. Afortunadamente, con letrero de “Localidades Agotadas” antes del día marcado, se llevó no sólo los aplausos y elogios de  quienes lo atestiguaron en vivo, sino comentarios favorables de una comunidad difícil y no siempre unida como es la del metal.

La incógnita era si en 2020 el México Metal Fest regresaría con ese mismo golpe de autoridad o si la inédita competencia festivalera en el país terminaría por debilitarlo. La respuesta llegó poco a poco con nombres como Mayhem, Sodom y Destruction como los primeros confirmados para el cartel del 2020.

Poco después anunciaron a Batushka y a la leyenda nacional Cenotaph, a la que se le sumaron Intoxxxicated y Cemican. Llegó el que parecía el mayor manotazo de autoridad sobre la mesa, Pentagram, la leyenda del Doom que editó su primer disco bajo ese nombre hace casi 35 años y que existe en el mundo del rock de una u otra forma nada más hace 48 años. Con eso, el México Metal Fest se convirtió en realidad y dejó de ser promesa, pero faltaba una especie de cereza en el pastel.

Ya estaban los germanos Sodom, Destruction y Tankard, tres cuartas partes del llamado Big Four Alemán, y la especulación era que podría llegar Kreator y coronar la presencia de los cuatro pilares  del Thrash alemán en algo que sólo ha sucedido un puñado de veces en toda la historia. Hoy, el anuncio ya está hecho y aunque, por razones que seguramente tienen que ver con agencias, managers, egos y costos el festival no maneja el concepto del Big Four teutón, la fanaticada ya lo adoptó como tal y ahora, una vez más, el norte del país tendrá un festival que garantiza lo que de origen deberían ser todos: una gran fiesta.

Aún faltan más confirmaciones, pero ya es un cartel digno del legado que ha construido con paciencia y un excelente trabajo de curaduría la empresa Cacique Entertainment. Como en cada ocasión que alguien crea algo de impacto llegan sus detractores. Afortunadamente por experiencia propia o por los cientos de reseñas que hay en el ciberespacio, que este es un festival de nicho que cumple con lo pactado y sobre todo, que apunta a un sector entre metaleros que ya no busca las tendencias y los nuevos sonidos, sino que agradece poder ver en un mismo espacio a bandas foráneas y nacionales que han dejado huella en el metal. 

Como se ha mencionado antes en este espacio, la competencia siempre será bienvenida porque, cuando es leal y decente, ampodera y promueve el desarrollo de la escena. De entrada, que Cenotaph arrope a otras propuestas nacionales como Cemican (una de las que mayor proyección internacional tiene actualmente), Intoxxxicated (con casi 20 años de trabajo constante), Ánima Tempo (otra con una extraordinaria proyección internacional y excelentes reseñas en todo el mundo) y los noveles Oversteel (banda formada apenas en 2017 que toca Speed/THrash), entre otras, es una gran noticia. Pero que el festival mantenga abierto el espacio para lo hecho en casa, que le otorgue a las bandas no sólo un trato digno sino profesional es un gran aliciente.

Parece que habrá algo para cada gusto y se espera que el festival mantenga su esencia de armonía y buena vibra, algo que depende casi enteramente del público. Lo legendario de parte de las bandas anunciadas augura una buena concentración de metaleros de la generación que fue adolescente en los años 80, pero habrá sin duda alguna que otra oferta para los que son un poco más jóvenes y la convivencia volverá a ser de personas hermanadas por el metal y no de “conocedores” contra “pinches chamacos que no saben nada”, otra de las actitudes que más han dañado el desarrollo del metal en México.

Así, con la descentralización como primera herramienta, con un cartel sólido destinado al disfrute por trayectorias más que por momentos de actualidad y con un pasado garante, el México Metal Fest se consolida. Enhorabuena para los metaleros del norte del país. Enhorabuena también para los del bajío que tendrán su Candelabrum. Enhorabuena para los capitalinos, que tendremos la oferta de calidad que ofrecen constantemente empresas ya consolidadas y además, propuestas de nicho dentro y fuera de nuestro zona de confort.