Hablando de festivales europeos, el Metal Market a simple vista no es muy distinto de un tianguis mexicano como el Chopo; pero en el fondo es un poco más complicado y ciertamente diferente. La idea nació en Alemania a mediados de los años 80. Cuenta la leyenda que Gerd Wiehagen quería crear un foro en el cual los fans del metal en ese país tuvieran un lugar donde reunirse, hablar de música, establecer contactos, intercambiar discos o vender memorabilia relativa al metal. Justamente en un Metal Market fue que Felix Letmathe vendía playeras. Poco después, Letmathe se convirtió en el fundador de la empresa más grande Europa en cuanto a ventas por correo: EMP.

TXT:: Luis Jasso

La idea se redondea de ser posible con presentaciones en vivo de algunas bandas; o en festivales monstruo como Wacken se ofrece incluso otro tipo de variedades, como lucha libre o lucha en aceite o lodo (un poco más para adultos). En el fondo, la idea es tener un lugar en el cual se pueda comprar material original que va de CD’s, viniles y playeras, hasta casetes, stickers y artículos varios relativos a la cultura del metal.

Este fin de semana, Circo Volador será la sede y Sade Records será el promotor de un Metal Market en toda forma. La cita es el domingo 19 de diciembre, de 13:00 a 20:00 horas. Participan entre otros Azermedth Records, BW, Keepers of the Flame Fest, Revista Cult, Fans and Bands, Bam Bam Records, Helvete Records, American Line, Under Fire, Death In Pieces, Kaay Metal Distribution, Concreto Records, Triangle Circle Records, Dark Recollection, Ghooric Fanzine y Cannibal Distro. Esta es la primera vez que Sade intenta un Metal Market, así que en esta ocasión no habrá bandas en vivo.

Si bien miles han caído en la tentación de la compra-venta en línea, aún hay otros tantos que gustan de ir a un lugar a convivir, intercambiar puntos de vista y vivir en pleno (con cubrebocas, eso sí) la experiencia de ser metalero, para lo cual la interacción en persona es básica. Ojalá sea el primero de muchos, que se establezca como tradición y que cumpla con la expectativa de público y comerciantes. Regresar a la base, al conocer platicando y platicar conociendo es un ejercicio que no sólo nos fue arrebatado por la pandemia, sino por la tecnología.