Quienes mejor entienden que las culturas y estéticas se pueden manejar al libre albedrío, hoy día hacen posible un crossover cada vez más candente. Éste puede incluir el retorno de figuras venerables del jazz o recuperar modos del soul y el R&B de antaño, por ejemplo. En 2021, encontramos una diversidad tal que es notoria la fuerza de ese cadáver hermoso que es el rock, el cual alterna con la vanguardia experimental, el hip-hop mutante y otras expresiones de un afterpop que entrega combinaciones y mezclas antes impensadas y casi imposibles. Concentramos a continuación nuestros álbumes imprescindibles del año que se va. Un viaje fascinante.

C. Tangana

El madrileño

Sony Music

De las calles hispanas a tomar el mundo por asalto; un trapero de avanzada se juntó con su cómplice de cabecera (Alizzz) para tirar de la cultura popular -de la española y de la del mundo-. Del flamenco a los corridos tumbados y de la rumba a las rima. “Pucho” se afirmó como una figura global abrazando a la copla y a la canción popular para hacer la ronda planetaria en canciones. Nos enseñó que el barrio es la máxima academia y que de la bachata no hay que tener vergüenza.Floating Points, Pharoah Sanders & The London Symphony Orchestra

Promises

Luaka Bop

Un veterano jazzista que representó la ruptura en su tiempo rondaba los 80 años de edad; entonces, un visionario músico que ya era figura de la electrónica decidió invitarlo a colaborar en un proyecto que fue como una avalancha hasta hacerse de una sinfónica completa. Sam Sheperd hizo una obra magna, totalmente elegante y precisa a la que es difícil encasillar… sutil, minimalista, ensoñadora, etérea. Un monumento a la exquisitez.Arlo Parks

Collapsed in sunbeams

Transgresive records

A los 21 años de edad se puede tener la valentía para conquistarlo todo y contarlo todo… con sinceridad, sin vergüenza. Arlo representa el advenimiento de una generación que no le tiene miedo a lo confesional hecho canciones con aroma vintage. Para ella, el R&B y el soul se cruzan con la poesía y un discurso que habla de la construcción de la identidad y la sexualidad. ¡Sinceridad y gozo!Arca

KICK ii-iiiii

XL Recordings

La venezolan@ Alejandra Ghersi se encaramó hasta la cumbre de la vorágine afterpop y la eclosión de géneros se torna promiscua y de intensidad máxima. Dominad@r de la tecnología, fagocita cualquier ritmo latino, inventado y por inventar, para que la podredumbre y la candela sensual y sexosa se convierta en vanguardia del porvenir electrónico.  Siempre va un paso adelante y ahora su talento no tuvo continencia y se desparramó en 4 discos.

Tyler, The Creator

Call me if you get lost

Columbia

Vaya bajos. Gordos, gordos. Tiemblan los vidrios, tiemblan los oídos. Trasgreden tanto como el verbo de este tipo. Barras grasientas. Y quiebres rítmicos. Y melodías inesperadas. Un corta y pega sinfín que anda mientras, calada a calada, sin un segundo para descansar, el humo se esparce y un listado de invitados (de Lil Wayne hasta Pharrell Williams, por decir dos) va haciendo lo suyo. Las fronteras de la nación hip hop se anuncian aquí abiertas. Los pasaportes sobran. Se va entendiendo, gracias a este álbum, que basta sentir para pertenecer.Mdou Moctar

Afrique victime

Matador Records

Mahamadou Souleymane, nacido en Niger, se encarga de llevar el blues del desierto tourareg por el mundo y le agrega un toque eléctrico que tiene partes iguales de espiritualidad que de potencia. Con su quinto álbum apela a la tradición ancestral y a hacer una mixtura de tremenda actualidad y urgencia. Se manifiesta aquí un trotamundos que nos habla de sanación y concordia. ¿Alguien busca un auténtico oasis musical?Jungle

Loving in stereo

Caiola Records

Cuentan Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland que bailar es la forma de expresión más hermosa que su música podría provocar. Deben estar satisfechos hoy día. Difícil sería hallar a alguien que se mostrase indiferente ante los catorce temas que integran este trabajo pues, a pesar de sostener el beat cerca del techo, matices muestran, en todo momento. El cuerpo estético de Jungle muestra aquí un tono muscular sanísimo, tras siete años de historia discográfica. Estereofonía amatoria para instalarse en la pista de baile… hasta caer rendido.Sleaford Mods

Spare ribs

Rough Trade

“Sin duda, la más grande banda de rock & roll”. Así calificó Igyy Pop a Sleaford Mods. Y claro, el señor puede decir lo quiera, aunque el dúo de marras no haga rock, ¿o sí? ¿Acaso con este par de ingleses el cliché de que el rock es, antes y después de todo, una actitud alcanza su justa dimensión? Tenemos a un MC acompañado de una suerte de DJ, aunque sin tornamesas ni manoteos a la vista, haciendo una lectura desparpajada de lo escrito por Public Enemy y Wu-Tang Clan, por mencionar dos nombres; pero con ánimo de ejercer una apropiación respetuosa. Esto ya pasó antes, cuando los Yardbirds y los Stones escucharon a Muddy Waters o Sonny Boy Williamson II. Punk de laptop para mover el moptop: eso es Spare ribs.marvin-2021-albumes-imprescindiblesMogwai

As the loves continues

Rock Action Records

Hay quien piensa que ya habían hecho lo suficiente para entrar en la historia; les asiste la aplicación del término post-rock y ellos tan campantes. A los escoceses les sobraba garra y ganas de hacer el mejor disco de su historia. Con el décimo álbum escalaron a alturas infinitas aceptando voces y melodías de lustre. Maestría técnica y creatividad para que la parte emocional fuera un subidón máximo de adrenalina.

Julien Baker

Little oblivions

Matador Records

Ella proviene de un lugar llamado Germantown, Tennessee, y detrás de una guitarra eléctrica nos puede contar milagros domésticos. A los veintipocos años demuestra una sensibilidad y madurez admirables y muy útiles a la hora de hablar sobre los chingadazos de la vida y otros asuntos relevantes. Su canto sabe colarse hasta los recovecos del alma y nos ofrece un bálsamo para los moretones del infortunio y el desamor.Marinero

Hella love

Hardly Art

Jess Sylvester. Un pocho orgulloso de haber crecido en la Bahía de San Francisco, rodeado de dinosaurios hippies quemando pachuli, hispters bigotudos gentrificando edificios y jomis cholos rolando el toque en las esquinas, al acercarse a la música se transforma en Marinero; el pseudónimo que lo ha llevado a concretar un álbum tan fantástico como la odisea de una burbuja. “Es como mi Sargento Pimienta, mi SMiLE”. Así se refiere a Hella love su propio artífice. Y con toda razón.Gretchen Lieberum

This may only be a dream

Gretchen Lieberum

Música que habita en los bosques más densos, y por ello antes inexplorados, de nuestras cabezas. Melodías sin tiempo para espacios inmesurables. Gretchen se alió con Keefus Ciancia para elaborar, inicialmente él en Francia y ella en Los Ángeles, una decena de cuentos plenos de niebla y embrujo; diez momentos donde es importante ir, andar sin detener el paso, sin miedo a extraviarse ni preguntarse si lo que se está escuchando ya vivió en las voces de Brian Wilson y Billie Holiday o, simplemente, es la tonada de nuestra vida reverberando entre nuestros cabellos.