Si viéramos a Marty Scott en la calle, no presentiríamos nada sobresaliente en él. Nos limitaríamos a catalogarlo de forma superflua, igual que lo hacemos con cualquier otro individuo de bajo perfil con el que nos cruzamos en nuestro día a día. Sin embargo, cuando cae la noche, Marty se desentiende de esta discreción homogénea para subir al escenario en compañía de sus camaradas de Liverpool Legends. Es en este momento en el que este joven músico desaparece del todo para transformarse en el mismísimo George Harrison.

Previo a su presentación en el Auditorio Nacional estos próximos 2 y 3 de mayo, Marty se tomó un par de minutos dentro de su apretada agenda para hablar con nosotros acerca de ese entrañable fenómeno al que llamamos “Beatlemanía”.

¿Cómo fue tu primer acercamiento a The Beatles?

Mi hermana mayor tenía el Blue Album. La primera vez que los escuché fue después de robarle ese disco. (Risas). Aún lo conservo hasta la fecha. Es mi gran tesoro.

¿Cuál es tu etapa favorita de The Beatles?

The Beatles fueron una banda muy amplia y compleja. Me gusta mucho la época de en medio. Ente el Ruber Soul y el Revolver. Para mí esa fue la época en la que realmente empezaron a componer grandes canciones. Siempre han tenido grandes temas. Sin embargo, los primeros álbumes hablan de amor y chicas y ese tipo de cosas; lo cual está bastante bien, pero creo que Ruber Soul fue algo diferente. Esto debido principalmente a que, por aquellas épocas, conocieron a Bob Dylan y comenzaron a ser influenciados por distintos elementos. En aquel momento George se convirtió en un gigantesco guitarrista. Fue una gran etapa para ellos.

En este momento eres Marty Scott pero, cuando subes al escenario, eres George Harrison ¿Cómo combinas tu personalidad con la de George?

Creo que cuando estoy en el escenario trato de vivir una ilusión y simplemente divertirme. Tratamos de sonar como ellos, vernos como ellos, hablar como ellos, pero seguimos siendo nosotros mismos. Tratamos de ofrecer la ilusión de lo que sería ver a The Beatles en vivo; sin embargo, nos gusta seguir siendo nosotros mismos.

¿Dirías que George es tu beatle favorito?

Sí y no. Los amo a todos ellos. George es con el que más me identifico, pero soy gran fan de John, Paul y Ringo. Los amo a todos por partes iguales.

¿Dirías que The Beatles es la banda más grande de la historia?

(Silencio)… Sí. Lo diría por múltiples razones. Es la única banda que ha sobrevivido a la brecha generacional; sin importar las edades ni las razas. No hay otra banda que le guste por partes iguales a nietos, a abuelos y a tatarabuelos. En nuestros conciertos hay gente desde 5 hasta 95 años. Ésas es la magia de The Beatles. Todo lo que hicieron influyó en el mundo. Me encantan los Stones o Elvis, pero The Beatles lo trascendieron todo. Es algo mágico. Siguen siendo igual de grandes que en los sesenta.

¿Cuál es la experiencia más increíble que te ha proporcionado Liverpool Legends?

Lo más loco fue conocer a Paul. Hicimos cosas muy divertidas; grabar, estar juntos. Estar con él en los Grammys fue algo delirante. Lo más increíble ha sido el vínculo familiar que he hecho con esa institución que es The Beatles. Hacemos esto porque somos fans The Beatles, así que estar tan cerca de esta familia es algo fantástico.