Los Punsetes están de vuelta con Todo el mundo quiere hacerte daño, un EP donde confluyen, fieles al sello de la casa, el humor negro, la ironía despiadada y la crítica certera a una civilización que, como afirmaba John Kennedy Toole en La conjura de los necios, carece de “teología y geometría”. Todo potenciado por esa vibrante amalgama de pop, rock guitarrero, noise y shoegaze que es la música de esta banda madrileña. Platicamos con Ariadna Paniagua para conocer más sobre este nuevo capítulo de su discografía.

TXT:: Carlos A. Ramírez

¿Por qué un EP y no un LP?, ¿se debe al cambio en la manera en que el público consume música actualmente?

Parece que las necesidades del mercado van por ahí. La gente quiere cosas nuevas con más frecuencia y es un poco hacia donde estamos yendo. De todas formas estamos preparando un disco que grabaremos a final de año, si todo va bien.

Se nota la influencia que tuvo la pandemia a la hora de componer las canciones. El primer tema habla sobre la paranoia conspiranoica.

Todo mundo quiere hacerte daño” es una canción con muchas interpretaciones al respecto. Y no sé si ha tenido que ver mucho la pandemia, porque esto de que las grandes corporaciones te pidan datos y todo lo demás, se puede aplicar a temas que venían desde antes. Quizá sólo lo del rumor del chip disuelto en las vacunas ha sido un tema que ha propiciado la pandemia. Manu seguramente tenía esta canción pensada desde hace tiempo, pero la plasmó durante la pandemia.

¿Crees que esto del Covid 19 es falso, una especie de conspiración, y que los poderosos están aprovechándose del grueso de la población para tenernos callados y confinados?

Bueno, yo me lo he tomado muy en serio desde el primer momento. He visto que ha habido gente que ha muerto. Para mí eso no es ninguna broma. Me gustaría pensar que no hay gente tan malvada en este mundo, que tiene poder y es capaz de jugar con las vidas de tantas familias en beneficio propio. No quiero ni pensarlo. De hecho si hablas con médicos te explicarán que esto no es ninguna broma, yo me guío por ellos. Sabemos más que hace un año, pero todavía hay mucho por delante para estudiar. Yo soy bastante obediente. Si me dicen que no salga de casa, no voy a tentar a la suerte. Creo que hago más bien a la humanidad así, ¿sabes?

“Shiseido”. Una canción que reflexiona acerca de la vejez y el ser humano en que se puede convertir uno.

Cuando Manu llegó al local con esta canción, pensaba que hace veinte años yo no me preguntaba qué tipo de viejo quería ser; ahora sí. Algo bastante normal si se considera el momento en el que estamos. Tampoco es que tengamos 59 años pero, no sé, son cosas que con veinte años no te planteas. Ésta es una forma divertida de hacerlo; uno observa los tipos de viejos que hay y decide cuál quiere ser o cuál va a intentar ser. El tema es un poco duro pero está planteado de una manera que, por lo menos a mí, me da mucha risa. Cuando leí la letra me dio muchísima gracia. Sus opciones son muy gráficas; visualizo el tipo de viejo que está describiendo el verso y me parece muy divertido, o sea, no me parece una canción dramática, sino divertida.

La música de ustedes es divertida, puede dar risa, pero un humor tan negro, si no estás en el mood adecuado, te puede deprimir muchísimo, ¿no? Es parte de lo interesante que tienen Los Punsetes.

De vez en cuando tienes desgracias en tu vida, cosas que te preocupan; pues vamos a intentar tomárnoslo de una manera divertida, porque el problema o se soluciona o va a seguir ahí, vas a tener que convivir con él; más vale tomártelo a risa porque si no puedes acabar muy mal.

Vivimos tiempos donde la censura está atacando por todos lados a las expresiones artísticas. ¿Cómo lidian ustedes con ella, la tienen en cuenta a la hora de componer o no les importa?

Está bien que tú digas lo que te apetezca, que te expreses libremente, pero debes tener en cuenta que estás haciéndolo para un público y no para ti solo, y que tu opinión puede influir en mucha gente. Nosotros nunca nos hemos visto en esa situación porque nuestras letras no tratan temas políticos, que pueden ser más polémicos.

Quizá no son un grupo que toque temas políticos de manera directa, pero sí son muy políticamente incorrectos, me parece, y eso es bastante plausible. Sin embargo, en este momento creo que no está muy bien visto.

Yo creo que el humor que tenemos nosotros es un humor sano dentro de lo ácidos que podemos ser. Y por suerte, conociendo nuestra trayectoria, no lleva equívocos. Cuando sacamos “Me gusta que me pegues”, ya con el título, ¡dios mío!, generó una reacción. En seguida explicamos que no iba sobre el maltrato y que no estábamos aceptándolo. La gente lo entendió y ya no se volvió a hablar del tema. Yo creo que estamos en un sitio en el que, el que nos conozca un poco, sabe que no vamos a meter el dedo en la llaga en mal plan.los-punsetes-todo-el-mundo-quiere-hacerte-dano-ariadna-paniagua

En México hay problema con decir palabras como “marica”; uno de los temas de Los Punsetes se llama justo “Maricas”.

Aunque se llame “Maricas”, sólo describe uno más de los sitios en los que puedes morir de una manera absurda. Si quisieran atacarnos por ahí estaría fuera de contexto; pudimos haberle puesto cualquier otro nombre. Usar la palabra marica no necesariamente significa hacerlo de manera peyorativa. Cuando las cosas se hacen en plan despectivo sí que se nota.

Por último, cuenta de “Imagina ser una piedra”, una canción muy bella que reflexiona  acerca del sentido de la existencia.

Esta canción es bastante diferente a las otras dos; no sólo es más lenta, sino que la letra indaga dentro de la situación que estamos viviendo actualmente: describe lo que podría sentir una piedra, que es nada, lo cual muchas veces, no sólo por la pandemia, se puede aplicar a cualquier momento de tu vida. Cuando tienes muchas preocupaciones, en algún momento te gustaría ser capaz de no pensar.