Hace poco más de 3 años fui a Chicago por primera vez y me enamoré perdidamente de la ciudad, de su gente y parte de mi se quedó allá. Toqué con Yokozuna en el Ruido Fest y ahí fue donde conocí a Richard Villegas y a Songmess. Desde ese día llevo con mucho orgullo un sticker de su podcast en mi guitarra. No recuerdo muy bien si el me entrevistó ese día (demasiada fiesta en mi sistema, obviamente) pero desde ese momento he admirado mucho su trabajo y cada vez que me lo encuentro disfruto muchísimo platicar con él y conocer la música que está escuchando y su acertada opinión de la escena musical. 

TXT:: Arturo Tranquilino 

FOT:: Alberto Vargas

Tuve la oportunidad de entrevistarlo y esto fue lo que pasó.

¿Cuándo te enamoraste de la música y por qué decidiste darle vida a Songmess? 

Yo siempre he estado enamorado de la música. Desde pequeño en el auto con mis papás. Yo fui criado en la República Dominicana y solo había una emisora que ponía música en inglés. Mi madre es muy fan del pop clásico y me crié con Michael Jackson, Whitney Houston y Prince. Songmess y el enamoramiento que tengo por la música latina y sudamericana llegó después de haber vivido por 3 años en Sudamerica (Argentina 1 año y en Chile 2 años). Empecé a conocer la escena local pero cuando regresé a vivir a Nueva York la nostalgia me llevó a prestarle atención a toda esa música y me voló la cabeza. Poco a poco fui conociendo mas de la escena latina e iba a los shows como el LAMC (Latin Alternative Musical Conference) y poco a poco conocí a periodistas musicales y así fue como empecé a escribir para Remezcla. En 2015 en la CDMX en el Festival Nrmal conocí a Beverly Bryan, quien había trabajado como editora en MTV. Nos hicimos grandes amigos y así fue como nació el podcast Songmess al notar un cierto vacío en los podcast de música latina. Llevamos ya 4 años y medio de actividad. Yo le he llevado solo por 2 años y medio y en este tiempo ha evolucionado mas al formato de entrevistas.

¿Cómo ves el futuro de la industria musical?                                     

Al momento es muy complicado. El COVID nos esta obligando a re-examinar las tendencias que llevábamos. La música en vivo no dejará de existir porque la gente necesita experiencias en vivo. Están bien las experiencias online pero al fin y al cabo no satisfacen una necesidad básica de un publico consumidor. Creo que la industria musical se ha ido muy del lado del algoritmo y por eso me gusta mucho trabajar para una plataforma como Bandcamp donde el algoritmo no existe. Tenemos el Bandcamp Daily que es una editorial donde tienes experiencias más curadas como hablar del Ambient en Costa Rica o de la escena electrónica en Mongolia y me gusta porque tiene un toque más orgánico y humanizado. Obviamente las playlist de Spotify seguirán rompiendo en números, pero las tendencias están empezando a cambiar y los consumidores están siendo más conscientes de la manera en la que consumen música.

¿Aunque la comunidad LGBTQ+ se ha infiltrado en el mercado mainstream, crees que sigue siendo discriminada o que goza de poca visibilidad? Si es así. ¿Qué crees que se necesite para cambiar esta situación?                                                                                 

Me parece que la comunidad LGBT se ha infiltrado en el maisntream porque, al mismo tiempo que este ha abrazado la estética, las palabras y los ritmos muy queer, nosotros no somos los actores. Por ejemplo; ¿Cuándo fue la última vez que bailaste música de una artista queer o trans en un antro gay? Siempre suena Thalia o Gloria Trevi pero sus canciones no reflejan nuestras historias o nuestro talento. Todos sabemos que en los videos musicales de estos artistas nosotros somos los estilistas y los maquillistas pero nunca somos las estrellas. Por ejemplo Pabllo Vittar quién es , al lado de Anitta, la estrella mas grande de Brasil vino el año pasado a México y tocó en un show muy pequeño en Sala Puebla y en un horario muy castigado en el Festival Ceremonia y por ser un artista Drag no la tomaron en serio.  Así es como muchas veces nos ven en la comunidad. Nos gusta ser estrafalarios, chocantes y muchas veces eso nos niega el estrellato que realmente nos merecemos. Para cambiar eso necesitamos mucho cuestionamiento, no sólo del mainstream sino también de la comunidad Queer y exigirle mucho a nuestros actos, a nuestro DJs y a nuestros antros para que nos programen. El underground es el underground y siempre está esa comunidad pero si voy a un antro grande quiero oír a Pabllo Vittar y a Javiera Mena. No hay que estar complacidos con los éxitos que hemos tenido. Estamos empezando a ganar dinero en la industria musical pero seguimos siendo accesorios y no somos las estrellas.

En una industria como la de la música que está construida con base en compartir un mensaje y así conectar con diferentes tipos de audiencia, ¿crees que es importante que los artistas rompan el silencio y sean abiertos sobre su preferencia sexual y así fomentar un lenguaje inclusivo?            

Depende de cada persona. Cada persona cuenta su historia como cree que es apropiado. Me gustaría vivir en un mundo donde todos se sientan cómodos para expresarse como gusten y que la discriminación no exista y creo que poco a poco estamos formando un mundo mejor, nunca perfecto, pero mejor. Hay muchos artistas que sienten que si salen del closet pasaran dos cosas; la primera es que sean inmediatamente rechazados y eso tendrá repercusiones en su carrera, en sus oportunidades para tocar en vivo, ventas de discos, etc. La segunda es que se encuentren en esta situación como de guetto donde después de salir del closet son encasillados como artistas LGBT y su publico siempre será LGBT. Como una cárcel de la que no puedes salir. Hay muchos artistas que salen del closet y dicen “¿Pff, para qué lo hice?” Por eso muchos artistas prefieren vivir en ese mundo de “lo que se ve no se pregunta”, como Ricky Martin o Mika. Yo soy muy creyente de que todo el mundo debe tener la posibilidad de salir del closet, pero al fin y al cabo también puedo respetar que alguien tome ciertas decisiones por el hecho de proteger su carrera .

¿Sientes que hay algún género musical que sea particularmente homofóbico?                  

No. La música no es homofóbica. La gente es homofóbica. El artista es homofóbico. Esta es una acusación que se le hace mucho al rap o al reggaetón pero todo depende de la narrativa y del artista. Hay reggaetoneros binarios, trans y gays y así en todos los géneros musicales. La música electrónica es super machista pero son acusaciones que no se le hacen porque también son percibidos con cierta élite artística, una cultura blanca y europea. Ningún género es homofóbico pero hay gente dentro que perpetúa la discriminación. Es una cuestión de re-examinar esas acusaciones y recordar que el machismo, la homofobia y la ignorancia existen en todas partes y en todos los géneros musicales. Es simplemente una cuestión de batallarlas.

¿Crees que el COVID-19 aumente la discriminación a la comunidad LGBT+?                          

No estoy seguro. Esto es muy nuevo. En el hemisferio oeste llevamos 3 o 4 meses lidiando con esto pero se manifestó desde noviembre del año pasado. El impacto a largo plazo no es posible determinarlo. Hay que considerar que hay mucha gente inmunovulnerable en todas las comunidades. El VIH es algo que hay que tomar en cuenta. Obviamente esta enfermedad no es exclusiva de la comunidad del LGBT pero definitivamente es un factor a tomar en cuenta. En términos de discriminación no sé cómo pueda afectar. Los antros podrían no volver a abrir por decreto de la ciudad y eso podría ser una manera de perjudicar a la comunidad, a nuestros negocios , a nuestra economía y a nuestras oportunidades de congregarnos, pero no estoy seguro si estos 2 fenómenos se alinearían. 

Si tú curaras un festival de música LGBT+ ¿Quiénes serían los 3 actos principales?           

El primero sería Pabllo Vittar. Amo que en la música mainstream de Brasil haya tantos artistas queer y trans. Hay muchos artistas LGBT en el mainstream pero me parece increíble que Pabllo sea una super estrella. También estaría Esteman. Soy muy fan desde el comienzo. Tiene un potencial pop muy grande y ha trabajado ya con gente como Natalia Lafourcade, Andrea Echeverri y Carla Morrison pero creo que no recibe el crédito que realmente merece por ser un poco adolescente, muy juvenil, gracioso, romántico y divertido. Para cerrar pondría a Mula de la República Dominicana. Las amo. Son unas chicas queer. Rachel Rojas es productora. Cristabel y Anabel Acevedo son gemelas que son las cantantes y canta autoras que hacen música super bailable y mezclan ritmos caribeños con ritmos globales, son muy buenas para la fiesta. Me parece que sería un line up redondito. 

Si hicieras un disco mañana ¿Cómo sonaría?                                                     

Absolutamente sería un disco Pop. Seria música para bailar, música para pasarla chida, música para la peda, música para el antro. Sería electro pop, dance y synthpop. La letra sería alegre pero si siento la necesidad de escribirles algo serio y dramático pues lo haría. Estoy clavadísimo con Moenia y con Cromatica de Lady Gaga y reflejaría algo de ambas.

ESCUCHA SONGMESS AQUÍ