Por ahí cuentan que hace años podía verse a Alan Anaya detrás de un escritorio, que su hábitat era la oficina; aunque en realidad su mente giraba a la velocidad de las tornamesas, entre platos de surcos profundos.

Hoy día, ha cambiado los folders por beats y ha puesto a bailar las audiencias del Vive Latino, Ceremonia y NRMAL lo mismo con EDM que con tribal, así como con cumbia y trap.

Prepara la pista de baile en casa, que esto se va descontrolar.

#FestivalMarvin 9.5 te invita a viajar por el mundo a un clic de distancia de tus amigos. Porque a la música nadie la detiene.

Escucha a Alan AnayaInstagram