TXT: Toño Quintanar

No cabe duda de que American Horror Story es un show que le ha regalado a la posteridad algunos de sus arquetipos contemporáneos más espantosos y perturbadores.

Cada temporada se encuentra plagada de personajes tremendamente inquietantes que han quedado grabados a fuego vivo en la mente de los televidentes gracias a una serie de rasgos psicológicos y estilísticos que son imposibles de ignorar.

A continuación, nos daremos a la teoría de enumerar a algunos de los más memorables.

El Ángel de la Muerte. (Asylum).

La segunda temporada de American Horror Story es una amplia colección de personajes sumamente memorables; sin embargo, no cabe duda de que entre ellos destaca esta misteriosa mujer quien, con un beso y un batir de alas, manda a todos al otro mundo. La discusión que mantiene con la Hermana Marie Eunice cuando ésta se encuentra poseída por el Diablo es algo verdaderamente fenomenal.

Elizabeth Johnson/La Condesa. (Hotel).

El arquetipo de la mujer-vampiro poderosa, sensual y refinada encuentra en este personaje interpretado por Lady Gaga a uno de sus referentes más poderosos de los últimos años. Imposible no caer rendido ante este arquetípico elemento quien hace de los festines de sangre todo un ritual de sensualidad.

Twisty. (Freak Show).

Los payasos se han convertido en un elemento verdaderamente clásico dentro del género del horror y este nuevo eslabón no demerita en lo más mínimo a dicha tradición. Valiéndose de unos rasgos estilísticos verdaderamente sorprendentes, este personaje interpretado por John Carroll Lynch renueva de forma más que acertada los parámetros del mundo de la coulrofobia.

Marie Delphine Lalaurie. (Coven).

Interpretado por la magistral Kathy Bates, este personaje está basado, ni más ni menos, que en una mujer de la vida real quien, durante el Siglo XIX, causó terror entre sus esclavos negros mediante una serie de prácticas verdaderamente aberrantes. Valiéndose de una personalidad desquiciada y de una serie de entrañables guiños al humor de tintes racistas, este elemento se transformó en uno de los más rescatables de la serie. Una excelente muestra de esa capacidad que el show tiene para desenterrar la esencia más perturbadora de la historia norteamericana.

Tate Langdon. (Murder House).

Sin duda alguna, uno de los personajes más completos que la serie nos ha regalado. Poseedor de una naturaleza abrumadora que siempre va in crescendo a lo largo de la primera temporada de la serie, este muchacho se nos presenta inicialmente como el clásico joven norteamericano perturbado; sin embargo, pronto nos damos cuenta de que en él habita una maldad realmente insólita. Prueba de ello son legendarias secuencias como la masacre en la escuela o las veces en las que se viste con el traje de cuero.

No more articles