Facundo Romeo es el Ian Curtis argentino. Grabó solo, como un experimento personal de cauterización sonora de las heridas; un EP, subido a Internet en el año de 2014. Una grabación henchida de protopunk que sólo podían ejecutar Stephen Morris, Bernard Summer, Peter Hook y el mismísimo Ian Curtis: un sonido importado desde la Gran Manchester hasta Buenos Aires.

TXT :: Mixar López  |  FOT :: Clementina Flores

Con el eco que ahora conocemos como Pyramides, han editado hasta ahora Vacíos y Variables (2017) y el maxi Simple Futuro Ausencia (2018).

La poética de Romeo sorprende, por su similitud con la de Curtis, por su honestidad, riqueza y su valor, tanto musical como literario: “Noches de buceo, las partes del todo tocan fondo y no se reconocen. / Apago lo dejo caer, soltás lo dejas caer, lo dejas caer, / iluminará desaparecer”… Pyramides es una banda que piensa que el Lo-Fi es perder la vergüenza, y que debes hacer tu arte de manera espontánea, que la contracultura y la autogestión son algo eterno, y que siempre habrá punk, sea cual sea la música que hagas o como te quieras vestir.

Charlamos acerca de ello en esta entrevista:

¿De dónde emerge ese sonido con influencias claras del postpunk y de Ian Curtis?

Facundo Romeo: El sonido joydivisionero viene de hace años. Creo que es el poeta que me hace sentir más cómodo con las seriedades de afrontar problemas y poder volcarlos con fuerza y solidez.

Andrés Centrone: Amamos Joy Division, pero no es lo único que escuchamos; siempre se vuelve a esa influencia desde el público o el periodismo, pero, en Pyramides es más amplio el abanico de bandas que nos gustan.

¿Cómo es que logran sonar a los ochenta?

FR: La verdad es medio accidental. Solamente componemos de manera muy lo-fi y creo que se genera ese clima ochentero. Es hermoso pero no intencional. 

AC: Eso es un logro de Facu, que nos enamoró a todos los integrantes y hace que estemos tocando juntos.

¿Qué representa para Pyramides su primer EP (2014), elogiado por infinidad de medios?

FR: Es algo muy loco: este EP lo grabé solo en mi casa hace casi seis años. Fue muy improvisado y no pensé que algún día lo subiría a Internet. Pero así fue y sigue sorprendiéndome el cómo pudo llegar a tantos lugares.

¿Qué pasaría si Facundo Romeo siguiera haciendo las cosas solo?

FR: Las maquetas las sigo componiendo 90% yo mismo (tenemos más de treinta temas nuevos). Y paralelamente tengo ideas de hacer un proyecto solista. Por lo que Pyramides por ahora es un gran trabajo en equipo.

Cuando me fui adentrando en el clima oscuro y encantador del disco era cada vez mejor, el lo-fi me traslada a un lugar íntimo”, expresó Santiago Motorizado sobre EP, ¿qué simbolizan estas palabras para Pyramides?

FR: Simbolizan algo muy hermoso, el lo-fi nos da esa libertad de poder hacer y hacer sin pensar demasiado en detalles sonoros estéticos. Lo-fi es perder la vergüenza, a ser tu arte de manera espontánea.

¿Cómo es ser producidos por Ignacio Castillo?

FR: Es una bendición. Ignacio toma éstas maquetas que hacemos y entiende la intención de todo, ya es parte de la banda. Entiende a Pyramides.  

¿Qué hacen Facundo, Alonso, Andrés, Jonathan y Hernán cuando no están haciendo música con Pyramides?

 FR: Por mi parte estoy dedicándome a aprender fotografía, mintiéndome en hacer música para cortometrajes y volviendo a dibujar y pintar, cosas que dejé atrás en la vida por la música. 

Chendo: Yo hago trabajos de herrería y carpintería “artesanal” (risas).

Lux: Yo doy clases de trompeta y toco en varias bandas.

AC: Soy coordinador del equipo de educación en la ex Esma, docente en un terciario y papá de Luca de cuatro años, y me gusta mucho ir a bailar música electrónica.

Alonso: Cuando no estamos en la sala nos mantenemos mucho en contacto, somos muy unidos, compartimos cosas y resolvemos todas las cuestiones ajenas a lo musical, preparamos lo que viene.

 

marvin_2018_pyramides

¿Qué están leyendo ahora?

 FR: Ahora estoy leyendo David Lynch por David Lynch (Chris Rodley, 1993) 

AC. Estoy terminando el libro Touching from a distance de Deborah Curtis (Faber and Faber, 1995), está muy bueno porque ahí están los comienzos de la banda y cómo lograron ser Joy Division, aunque también, el machismo en el rock, algo típico de esa época y contexto que está siendo revisado y de-construido en este momento, gracias a la lucha de las mujeres, principalmente.

¿Cómo es abrirle concierto a The Drums?

 FR: Increíble. Tocar para un Niceto Club repleto, fue un hito importante para la banda, un Niceto sold out que nos recibió muy eufórico.

AC: Esa oportunidad nos fortaleció para ver que podemos hacer nuestro propio Niceto, y así fue.

Qué es Futuro Ausencia, su nuevo Maxi, háblenme de esas dos canciones.

 FR: Es un adelanto que no podíamos no dar. Queríamos que la gente tuviera algo nuevo para escuchar y entender que el sonido de Pyramides está despegandose de Vacíos y Variables.

AC: Después de tocar “V&V” y pasar tiempo juntos, lo nuevo va a ser parecido pero distinto, hay mucho por hacer todavía.

¿Para cuándo México?

AR: Estamos con muchas ganas desde hace tiempo, esperemos que se dé el próximo año.

¿Qué piensan del trabajo de Mujercitas Terror?

FR: Tengo treinta años, los escuchaba mucho cuando tenía ventitrés, más o menos, pero hace varios años que no estoy en contacto con su material como antes. El último disco igualmente es muy bueno. 

¿Ha muerto el punk?

FR: ¡Qué pregunta! Pero creemos que la autogestión y la contra cultura son algo eterno.

AC: Mientras haya personas que deseen hacer cosas por sí solos y que no acepten la realidad como te la quieren vender desde el poder absoluto, siempre habrá punk, sea cual sea la música que hagas o como te quieres vestir, es una actitud frente a la vida.