De tocar en las calles, pasaron a las giras internacionales. Les Deuxluxes pararon en México para tocar en el Festival Roxy y en la Ciudad de México.

TXT: Sergio Benítez

El dúo de guitarra y batería Les Deuxluxes originario de Quebec, Canadá; indudablemente nos remite a los “hermanos” White, sin embargo los franco-canadienses muestran un sonido más rasposo, con mayor volumen y más potencia; que los acerca a un garage aunque sin la anarquía y furia del género. Lo que hacen en realidad es un rock and roll sin etiquetas extra.

Con apenas un larga duración al que se suman un disco en vivo, EPs y sencillos; Anna Frances, en la voz y guitarra tenor, y Etienne Barry, tras la batería y guitarra, son los encargados de darle vida Les Deuxluxes. Cuando los escuchas y su música te atrapa, ni siquiera te da tiempo de extrañar el bajo ni cualquier otro integrante que esta lo demás decir, resultan innecesarios.

De visita por México, Les Deuxluxes se presentaron en la tercera edición del Festival Roxy, para luego hacerlo en Rabioso y la Glorieta de Insurgentes de la Ciudad de México… Aprovechamos su paso por acá y platicamos con ellos para conocerlos un poco más.

¿Cómo inicia la banda?

Etienne: Iniciamos en 2013, comenzamos en el metro, ¡ja, ja, ja! Tocábamos de manera acústica en las calles y muy rápido comenzamos a hacernos notar, así que nos fuimos olvidando de las calles y nos metimos a tocar en diferentes venues. Decidimos estar sólo los dos y darle fuerza a nuestra música con los ingredientes mínimos: “los ingredientes básicos hacen una pizza deliciosa”; así que hicimos una (pizza) margarita perfecta.

¿Quiénes dirían que les han servido de inspiración para el sonido que tienen?

Anna: ¡Muchísimos! Tenemos gustos muy variados, nos gusta mucho Dolly Parton, Iggy Pop, Queen; los clásicos. Pero nuestro sonido e identidad es muy honesta, viene desde los más profundo de nuestro interior. Nos inspiramos de diferentes cosas, culturas… simplemente somos unos melómanos.

¿Cómo definen la música que hacen, cómo describirla?

Etienne: Lo llamamos rock and roll, sencillamente. Son dos guitarras que se complementan una a otra, tenemos mucha…

Anna: Telepatía musical.

Etienne: Ella toca una pequeña guitarra de cuatro cuerdas, yo una guitarra normal, hacemos las veces de bajo con estas. Tratamos de de fusionar ambos instrumentos y crear sonidos complejos con estos dos instrumentos. Todo es muy fluido, nos siempre tenemos un tono de bajo o un solo de guitarra, pero creamos música muy dinámica.

¿Cómo es un concierto de Les Deuxluxes?

Etienne: Con mucha energía.

Anna: Muy energético, damos todo al público, doscientos por ciento. Ayer me fui al hospital y hoy estoy… en un show, entonces no hay fuego sin rock and roll.

¿Qué tanto los ha inspirado girar por Latinoamérica?

Anna: Hace dos años comenzamos a hacer giras internacionales, fue la primera vez que viajamos por el mundo y que nos encontramos con nuevas culturas, historias y maneras de vida. Viajamos mucho por América Latina y nos inspiramos mucho por las personas que encontramos en cada parada.

Etienne: Nos encontramos con muchas similitudes, Canadá también fue una colonia Europea al igual que los países latinoamericanos, así que es la misma historia. Llegaron los europeos a tratando de matar a todos a su paso, aunque no tuvieron éxito. Esto tuvo muchas repercusiones y de diferentes maneras no sólo en Sudamérica, si no también en Norteamérica. Esto es muy inspirador para nosotros.

¿Cómo describirían su dinámica creativa?

Anna: Giramos mucho y eso nos deja muy cansados. En enero pasado, nos dimos un descanso, fuimos al bosque sin nadie más, sólo silencio y animales a nuestro alrededor. Nos gusta pasar tiempo a solas para crear, todo fluye de manera muy orgánica, sólo arrojamos ideas y empezamos a trabajarlas. Hacer música original no es un proceso sencillo, es más bien algo difícil.

¿Qué lugar ocupa su estética en su proceso creativo?

Anna: Es algo muy independiente de nuestra música. Esa estética tiene su vida propia. Para el video de “My Babe & Me”, queríamos una motocicleta, todo en blanco y esta canción encajaba perfectamente con ese concepto. Sólo queríamos crear nuestra propia galaxia, inspirados en artistas que van muchas más allá.

¿Cómo es trabajar con tu pareja?

Etienne: ¿Es más como un reto? No necesariamente. El gran reto es ajustarte a eso, es decir, “al diablo lavar los platos, hagamos rock and roll”.

Anna: Pero esta simbiosis es también una bendición, nos aporta mucho como pareja. Me siento muy afortunada de poder hacer que esto funcione bien.