Este fin de semana en Olavarria, Argentina, sucedió que el Indio Solari se presentó ante una audiencia de más de 300 000 personas; ésta, en un momento de pérdida de control, se transformó en una avalancha que dejó a por lo menos una veintena de heridos y a dos muertos. La tragedia se suscitó a tan sólo 20 minutos de haber comenzado el concierto, tiempo en el cual el artista en repetidas ocasiones pidió prudencia a los asistentes y el auxilio de los equipos de defensa civil para quienes ya desde antes se encontraban bajo los influjos de sustancias tóxicas.

En 2001, luego de la separación de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, una de las bandas más importantes de rock en Argentina,  Solari comenzó su carrera independiente alzándose como un ícono de la cultura de ese país. Desde el año pasado, luego de que Solari anunciara que padecía de Parkinson, sus presentaciones han sido más espaciadas y mucho más concurridas, pues sus fans consideran que cualquiera podría ser la última.

Fue debido al miedo de no volver a presenciar La Misa, como los fans denominan a cada una de sus presentaciones, que este fin de semana más de 300 000 personas asistieron a verlo. Esa cantidad de gente rebasó por más del 50% la capacidad de personas que puede albergar el recinto de la tragedia. De acuerdo con testimonios del público, la desgracia pudo haberse evitado y consideran que la responsabilidad está en manos de los organizadores, pues vendieron muchas más entradas aun sabiendo de la capacidad del lugar y de las condiciones de la logística para el control y seguridad de la gente.

Sin duda una tragedia que deja una gran lección a la avaricia y a los amantes de los macro-conciertos. Escucha uno de sus éxitos y ve unos videos del evento a continuación.