Bienvenido a nuestra lista oficial de las mejores pelis del año.

2018 está por esfumarse y, antes de perderlo para siempre, vale la pena hacer un recorrido por algunas de las mejores cintas que arribaron a lo largo de este año.

10. Hereditary. (Ari Aster).

Comenzamos con algo de buen terror el cual nos remite a algunos de los clásicos más grandes del género. Definitivamente, una cinta que le causó un excelente mal viaje a más de uno. La secuencia final ya ocupa un lugar de honor dentro de la historia del cine siniestro.

9. You Were Never Really Here. (Lynne Ramsay).

Joaquin Phoenix nos recuerda por qué es uno de los más grandes actores de su generación -ya queremos verlo como el nuevo Joker-. Una cinta cuya atmósfera de violencia e inquietud nos remite fácilmente a grandes obras como Taxi Driver.

8. The House that Jack Built. (Lars von Trier).

Violencia ultra explícita y exquisitez estética se entremezclan a lo largo de este relato el cual -cómo no- incluye una serie de aguzadas aproximaciones filosóficas. No importa si odias a Lars, no cabe duda de que esta cinta es un trabajo que ningún amante del séptimo arte puede perderse.

7. Assassination Nation. (Sam Levinson).

Definitivamente, la cinta que resume a la perfección los malestares existenciales -y tecnológicos- de la generación millenial. Una verdadera licuadora de géneros que sorprende gratamente gracias a su magistral tratamiento discursivo y estético.

6. BlacKkKlansman. (Spike Lee).

El legendario director de Malcolm X (1992) regresa para darle a las consciencias blancas de Norteamérica una refrescante bofetada. Justo lo que necesitábamos para contrarrestar la basura de la era Trump.

5. Mandy. (Panos Cosmatos).

El buen Nicolas Cage le cierra la boca a sus detractores con una cinta de horror psicotrópico capaz de insuflar en el cuerpo del espectador una serie de sensaciones plenamente turbadoras. Una experiencia no apta para estómagos sensibles.

4. Upgrade. (Leigh Whannell).

Hacía mucho tiempo que la ciencia ficción no nos ofrecía un relato tan cautivador y a la vez inquietante. Una auténtica joyita cyberpunk que deja en claro que la acción futurista aún puede ser fuente de ingenio transgresor.

3. Suspiria. (Luca Guadagnino).

Esta cinta es un auténtico conglomerado de aciertos el cual está diseñado para trastocar de forma definitiva la sensibilidad del público. Una adaptación más que digna de uno de los clásicos más grandes del cine de horror.

2. Isle of Dogs. (Wes Anderson).

El genio de Texas ha vuelto a hacerlo. Una auténtica delicia visual la cual expande de forma sublime las capacidades fantásticas del stop motion para llevarnos a acariciar un mundo de ensueño.

1. Climax. (Gaspar Noé).

En estas épocas de cinismo absoluto, lo más que podemos esperar de una cinta es que nos haga experimentar auténticas sensaciones a flor de piel. Esta obra se destaca como una esperanzadora muestra de las capacidades sensoriales del dispositivo fílmico, así como un majestuoso despliegue de perfección estilística.