Todo parece indicar que Lars von Trier está dispuesto a romper toda clase de límite con su más reciente producción.

Recientemente, The House that Jack Built causó enorme revuelo durante su proyección en festivales debido a su contenido absolutamente gráfico.

Misma situación que no tardó en llamar la atención de los defensores de la corrección política.

Pues bien, todo parece indicar que la controversia para von Trier apenas ha comenzado, ya que los carteles promocionales de la cinta (recientemente presentados al público) tienen un ánimo bastante inquietante que no pocos calificaron de innecesariamente violento.

En los carteles podemos ver a los protagonistas de la cinta -y al propio Lars von Trier– atados con alambres en posiciones antinaturales que parecen hacer referencia a esa atmósfera de sumisión y abuso que será el principal combustible de la cinta.

Míralos aquí abajo:

Vía: Indie Hoy.

Imagen de portada: La Razón.