La BPI (Industria Fonográfica Británica por su siglas en inglés) organizó un fondo de 1.5 millones de libras para apoyar económicamente a los músicos en necesidad en la actual crisis sanitaria. 

Participan en esta recaudación las principales empresas discográficas como Sony, Warner y Universal, y también sellos independientes como Cherry Red y Demon Music Groups, además de otras compañías de la industria como Amazon Music, PPL y hasta los BRIT Awards. 

La mayor parte del fondo – unos 1.25 millones de libras – se destinarán a la organización Help Musicians, extendiendo así la ayuda a 2,500 artistas con dificultades financieras relacionadas directamente con el COVID-19. El resto del dinero será para otras organizaciones benéficas que tengan como base dar apoyo a músicos. 

Geoff Taylor, director de BPI y los BRIT Awards dijo que la comunidad musical siempre se une cuando se necesita: 

Todos los sectores de la industria de la música se han visto afectados por la pandemia de COVID-19, pero los artistas de base que dependen de festivales, giras y sesiones de grabación para la mayor parte de sus ingresos han sido particularmente afectados. 

Help Musicians ha trabajado durante casi 100 años apoyando en momentos difíciles a los músicos. A decir de James Ainscough, CEO de la organización, su trabajo nunca había sido tan vital o relevante. “Es solo a través de la asociación y colaboración de muchos en la industria de la música que podemos hacer la mayor diferencia posible en este momento crucial”. 

Visita su sitio oficial y conoce todas las actividades que están desarrollando para apoyar a la industria musical británica.