Los hidrocálidos Kalaveraztekah presentaron hace unos días El despertar de los tiempos, su primer larga duración. Se trata de una banda de Progressive Death Metal que utiliza además instrumentos prehispánicos para lograr lo que ellos denominan “Metal Mexikah”. Este disco, con 70 minutos de música, es el primero en forma que ponen en el mercado y de acuerdo con ellos mismos, trata de “expresar el concepto de la cosmovisión y cosmogonía Anahuakan, o Mexikah”.

Sus canciones reflejan y reviven costumbres de los aztecas por medio de leyendas y relatos que transforman su música en historias que relatan la cosmogonía y concepción de la vida de los mexicas. Decidieron denominarse como Metal Mexikah” y no usar la palabra “Prehispánico” para no engrandecer la idea de la conquista española y dejar el peso en la cultura autóctona del centro de México.

El disco de Kalaveraztekah fue producido y grabado en Lobodoomy Studio, masterizado por V. Santura (guitarrista en Dark Fortress y Tryptikon) en los Woodshed Studios de Alemania, con arte de portada a cargo de Xavier Ortiz. Son en total 13 canciones, todas con nombre en lengua indígena pero también con su traducción al español, lo cual de alguna manera también se repite en la música, ya que los temas están predominantemente cantados en español, aunque algunos contienen pasajes en náhuatl. Son además excelentes piezas de historia que muestran a una banda que se preocupa por investigar y transmitir, más allá de juntar palabras para crear una historia sin sentido.

Aunque visualmente la banda no lleva lo autóctono, si transmiten un aura de espiritualidad ancestral, usan inciensos y tienen a un músico que es el encargado de toda la instrumentación prehispánica, pero sobre todo, tienen un concepto interesante que no solo no desmerece, sino que atrapa. Este primer disco será con suerte el inicio de una fructífera carrera en la que poco a poco encontrarán la manera de que su fusión crezca. Por lo pronto, si esta es la primera piedra con la que construirán su templo, entonces la predicción es que será algo sólido, que no se caerá ante los temblores de la presión, la crítica o las comparaciones y que tiene mucho espacio para construir. Sin duda, una banda interesante, recomendable y con buenas ideas.