En el 2018, la serie biográfica de Julio César Chávez titulada “El César” se hizo popular entre los aficionados mexicanos que, acostumbrados a las glorias boxísticas, en la actualidad están ávidos de un auténtico ídolo como lo fue el sonorense.
Las emisiones semanales que pudieron disfrutarse a través de Azteca en televisión abierta, fueron interesantes para todos los fanáticos del “César del boxeo”, no solamente porqué mostraron el ser y hacer de Julio César, sino también porque recordaron en momentos puntuales las glorias que tuvo con los guantes puestas, y aunque no hay un momento en el que se haga una clara referencia a los casinos en los que tuvo combates, la realidad es que sí se muestra el momento de gloria que vivió en esa época.

No es para menos que la primera imagen que se recuerde de Julio César Chávez sea en la sala de un casino, pero no en pleno juego de póker, sino en el centro de un cuadrilátero con las manos en alto, es así porque el boxeo mexicano tuvo grandes momentos en los mejores casinos, así ha sido hasta la actualidad, hoy en día es recurrente que las máximas figuras del pugilismo peleen en una.

Quién diría que esos lugares lúdicos serían el inicio de la gloria y la decadencia de Chávez, uno de los tópicos que se muestran en su serie es el momento de su declive, no tanto en lo deportivo, sino en su vida cuando comienza a caer en adicciones que lo arrastraron y lo llevaron a momentos sumamente complicados. Como se mencionó anteriormente, la serie evoca los momentos buenos de la carrera, pero de haber sido filmada en un casino, sin duda entraría a la lista de las mejores series realizadas en torno a estos inmuebles.

La serie del legendario boxeador mexicano todavía puede encontrarse en Amazon Prime, y aunque a un par de años de su estreno ya no se habla de ella como al inicio, la realidad es que el trabajo que hizo Armando Hernández en el papel de Julio César Chávez recibió buenas críticas en su momento.

Las peleas de Chávez en casinos

julio-cesar-chavez-y-la-serie-que-recuerda-su-invicto-vegas-casinos

El Riviera Hotel & Casino fue uno de los sitios emblemáticos para la carrera de Julio César Chávez, pues en este inmueble, Chávez logró retener un par de ocasiones su campeonato superpluma del CMB, una ocasión frente a Roger Mayweather y una más ante Dwight Pratchett. Este hotel fue testigo una tercera ocasión de las hazañas de JC, ahí logró noquear al tico Roberto Collins y aumentó su marca a 50 peleas sin derrota.

La frontera norte de México también tuvo acción pugilística con Chávez a la cabeza. El Hipódromo de Agua Caliente fue el escenario en el que Julio César vencería a Danilo Cabrera; por otro lado, está el Caesar’s Palace, donde venció a Sammy Fuentes, Giovanni Parisi y Scott Walker, además de que perdió contra Óscar de la Hoya.

Sin lugar a dudas, el casino más trascendental para la carrera del “César” fue el Hotel Hilton, mejor conocido en la actualidad como el Westgate Las Vegas, en este lugar peleó siete ocasiones y su marca en este casino es la siguiente:

Derrotó a Edwin Rosario, ganó contra Rodolfo Aguilar, venció a José Luis Ramírez, triunfó ante Meldrick Taylor, hizo lo suyo contra Frankie Mitchell y derrotó a Tony Martin; en su última presentación en este lugar cedió ante Willy Wise por decisión unánime.

Un poco de la vida de Chávez

julio-cesar-chavez-y-la-serie-que-recuerda-su-invicto-en-los-casinos

Julio César Chávez nació el 12 de julio de 1962 en el Ejido de Tobarito, Ciudad Obregón, Sonora y tuvo siete hermanos y tres hermanas, todos en un hogar mantenido por su padre, quien era trabajador de ferrocarriles.

El gusto por el deporte de los puños comenzó cuando apenas tenía 16 años y lo practicaba como un aficionado cualquiera, hasta que dio inicio una legendaria carrera con la que pasó por todas las ciudades del norte de México: lo mismo daba exhibiciones en Culiacán que en Navojoa, Tijuana o Hermosillo, eso sí, siempre con un nivel que lo hacía aspirar a lo más alto, por supuesto, el boxeo le permitió pensar en el sueño americano y fue justo en el país del norte donde se consolidó como el mejor mexicano de la historia.

La marca que Chávez puede presumir es de 115 combates y 107 de ellas fueron victorias, 86 ganadas por la vía del nocaut, a cambio sufrió solamente seis derrotas y dos empates. Su leyenda se forjó al coronarse en las categorías superpluma, ligero y superligero del Consejo Mundial de Boxeo, Asociación Mundial de Boxeo y la Federación Internacional de Boxeo.

Luego de sucumbir ante las adicciones, el boxeador logró reivindicarse y actualmente es comentarista de las peleas de box que transmiten por Azteca, televisora mexicana que ha marcado una historia con sus funciones sabatinas.

Aunado a esto, se ha vuelto a poner los guantes en tres ocasiones contra Jorge “El Travieso” Arce, otro boxeador retirado con el que mantiene una interesante rivalidad, incluso ya hubo la promesa de un cuarto asalto en donde podrían volver a darse con todo.