La historia del trío Joseph ha sido una de mucho movimiento. El grupo se formó cuando Natalie Closner termina una gira como solista en 2010 y decide invitar a sus hermanas menores, las gemelas Meegan y Allison, a participar con ella creando música bajo el nombre que alude a un lugar cerca de Portland, Oregon, donde crecieron.

Ahora, el grupo nos presenta Good Luck, Kid, su nuevo álbum que conserva las armonías vocales que distinguen al grupo desde sus anteriores trabajos, Native Dreamer Kin y I’m Alone, No You’re, moviéndose hacia terrenos con mayor potencia, más dedicados al rock. El nuevo sonido de Joseph sorprende con la producción de Christian Langdon quien aportó al paisaje sonoro de la banda rutas que lucían desconocidas hasta ahora y que, sin abandonar el folk y la delicadeza vocal del trío, invitan al escucha a disfrutar de una colección de canciones con arreglos poderosos y letras intensas.

Recientemente, conversamos con Joseph a propósito de Good Luck, Kid, su nuevo disco.

TXT: Marco Patiño

La mezcla de voces que caracteriza a Joseph es asombrosa ¿Cómo se genera el proceso creativo al ser hermanas?

Natalie Closner: Es algo muy especial ser una familia y crear. Nos conocemos tanto que incluso alcanzamos a leer nuestras mentes, para bien y para mal. Esto sucede en todo momento, desde nuestra convivencia diaria, cuando estamos en gira, sobre el escenario y a la hora de crear y tocar música. Lógicamente conocemos nuestras historias muy bien y desde hace mucho tiempo. El proceso fluye mejor que si se tratara de hacer música solo con amigos. Además nuestro padre es cantante y baterista y siempre tocaba música en la casa por lo que contamos con una influencia musical de familia.

En su nuevo disco “Good Luck, Kid” se distinguen sonidos potentes que otorgan una energía peculiar, distinta a sus anteriores trabajos. ¿Cómo sucedió el proceso de grabación y producción del disco?

Después de un proceso de búsqueda de productores llegamos con Christian “Leggy” Langdon, un productor británico que encontró en nuestra música un reto particular: nosotros somos cantantes esencialmente y necesitábamos que el productor construyera un paisaje sonoro alrededor de nuestra música. Entrábamos al estudio y a partir de la idea básica de la canción, el productor trabajaba con ella. Entre retroalimentación de ambas partes fue como surgió la magia. Estuvimos en el estudio un mes.

La historia de Joseph se relaciona estrechamente con estar en movimiento. Parte de su naturaleza incluye el viajar por carretera para tocar en varios lugares. Cuando vemos la portada de su nuevo disco, parece una imagen fija de alguna road movie. ¿Nos pueden platicar la historia detrás del arte de la portada de “Good Luck, Kid”?

Trabajamos con la música del disco y trabajamos con un equipo de diseño dirigido por Patrice Lighter quién nos preguntó: “¿Ya se dieron cuenta que hay varias referencias al acto de manejar un auto en las nuevas canciones?”. No era nuestra intención, pero en efecto, nos dimos cuentas que la música que creábamos tenía este hilo conductor con metáforas sobre conducir un auto. Por ejemplo, el protagonista de la canción es copiloto o se encuentra en la parte de atrás del auto. Todas estas ideas llevaron a una lógica visual de presentar “Good Luck, Kid” a partir de la imagen de las tres dentro de un auto y hacer referencia de que la vida misma se parece de pronto a un viaje en carretera.

Cuando componen la música, ¿surgen primero la música o las letras?

Sucede en ambos sentidos. A veces empiezo a componer algo y surgen ideas que después comparto con ellas. Es en esa instancia cuando decidimos si se trata de una buena idea y si comenzamos a trabajarla, le añadimos melodías, letras. Cada canción surge de una manera distinta.

Nuevo disco y nuevas rutas: entrevista con Joseph

Sus presentaciones van desde festivales con un público extenso y pequeños foros, mucho más íntimos. ¿Disfrutan de igual manera ambas experiencias?

Nos gusta mucho tocar solas en teatros o auditorios porque quien compró el boleto lo hizo con el deseo de vernos y escucharnos a nosotras. Digamos que invierte en nuestro grupo. En cambio, dentro de un festival multitudinario, la experiencia cambia porque somos parte de un cartel con una oferta mayor donde tienes en el público variado que incluye a gente que te descubre en esa tarde y que iba pasando por ahí. Procuramos generar un espectáculo lleno de energía para que la gente lo disfrute incluso si no nos había escuchado antes. Nos gusta mucho estar de gira entonces, aunque son distintas, disfrutamos ambos formatos.

¿Cómo sienten al crear y tocar música desde su experiencia como mujeres en un momento donde el la lucha social por el empoderamiento femenino crece en el mundo?

Es un momento muy emocionante para hacer música como mujer porque creo que vivimos momentos de cambio. Por supuesto que hay muchos problemas por resolver. En la cultura y el arte en México y en Estados Unidos ha predominado el perfil masculino pero actualmente vemos muchas mujeres creando y luchando desde sus trincheras, así como hombres que crean desde un ámbito más igualitario. Vivimos tiempos en que las cosas parecen cambiar y por ello creo que se trata de un gran momento para las mujeres que hacemos música.

¿Nos pueden platicar de la labor social que está haciendo Joseph?

En los últimos dos años en los que hemos hecho música cuando tenemos tiempo de descanso procuramos realizar actividades sociales. En el documental acerca de Mister Rogers, “Won’t You Be My Neighbor?”, aparece una frase que me movió la manera de ver al mundo en la actualidad y que dice: “En tiempos problemáticos, busca a aquel que ayuda”. Cuando salió nuestra canción “Fighter”, primer sencillo del nuevo disco, decidimos buscar y amplificar a las voces que destacan por hacer acciones buenas para un mundo que luce atormentado por muchos problemas. Identificar aquellas personas que pelean en favor de un mundo mejor todos los días. En cada concierto promovemos alguna organización local que esté actuando positivamente con la idea de que los asistentes a nuestros conciertos la conozcan y puedan integrarse en algún punto.

¿Cómo fue que se les ocurrió hacer un cover de “Everybody Wants to Rule the World” de Tears for Fears?

Solíamos escuchar esa canción pero sin detenernos a escuchar la letra con atención. Cuando lo hicimos nos asombró su contenido y fue cuando decidimos hacer un cover de ella. Descubrimos nueva música todo el tiempo. También hemos covereado a Amy Grant con “Baby Baby”, a los Rolling Stones y recientemente a Tom Waits con su canción “Come On Up to the House” que aparecerá en un tributo de mujeres a su música.

¿De qué manera influyó en el desarrollo artístico de Joseph haber crecido en un lugar como Portland?

Es una ciudad donde habitan muchos dreamers. Es difícil de explicar, pero la brisa, el agua todo luce tan lindo. Hay un espíritu del oeste que otorga un halo peculiar que promueve naturalmente la idea de explorar al mundo. Este sentir sin duda influye en nuestro sentido creativo.

David Byrne habla en su libro “Cómo funciona la música” sobre la manera en que el sonido de una canción se ve influenciada por el lugar donde finamente se va a escuchar. ¿En algún momento de la producción del disco pensaron en que éste será escuchado en formatos que son propios de la época digital, pero también en formatos clásicos como el disco de vinil?

Me parece increíble pensar que nuestra música es escuchada en medios diversos y en lugares distintos. Cuando una canción nuestra se vuelve pública es muy emocionante y vislumbrar el recorrido que esta puede tener; también a la variedad de públicos a las que puede atraer. Es un momento donde tu creación ya no te pertenece, toma su propio camino.

Good Luck, Kid ya está disponible en plataformas digitales.