“Mi corazón está roto”. Éstas fueron las palabras con las que Johnny Rotten, legendario vocalista de Sex Pistols, se refirió a la muerte del frontman de The Prodigy, Keith Flint.

Recientemente, durante la presentación del documental Punk, Rotten tuvo la oportunidad de dedicarle una serie de reflexiones a su fallecido camarada.

“Él era un buen amigo mío… -dijo Rotten– pero nadie lo amaba, y lo dejaron solo y lo destruyeron. ¿Por qué? ¿Por qué tanta gente en esta industria se queda sola?”

Arcade Fire comparte video de “Baby Mine”. 

Al mismo tiempo, ante las declaraciones relacionadas con respecto a la vida de excesos de Flint, Johnny agregó:

“Es posible que las drogas hayan tenido que ver, pero lo que deben entender es que no nos cuidamos…, y deberíamos. Cualquiera de ustedes que necesite ayuda, venga a hablar conmigo. No tenemos por qué morir”.

Recientemente, se confirmó que la muerte del frontman de The Prodigy se debió a “asfixia mecánica inducida” -estrangulamiento-.

Según reportes preliminares, todo apunta a que la causa del suicidio fue un agudo cuadro de depresión relacionado con la reciente ruptura de Flint con su esposa, la DJ japonesa Mayumi Kai.