Antes de empezar con ruqueces tipo “nombre, es que antes sí había artistas en estos eventos y no como estos”, tratemos de ser objetivos, dejar en donde se merece el gran trabajo musical de la noruega Jenny Hval -que no gratuitamente ha ganado el lugar sobresaliente que lleva asegurado desde un par de años para acá-, separar otras presentaciones de su actuación en el Primavera y enfocarnos únicamente en “Female Vampire”, estos nueve minutos y medio en los que -démosle la mano-, la artista libera sus dotes histriónicas y nos entrega, con paciencia y poco a poco… ¿una burda y fodonga tabla gimnástico-aeróbica?

No estoy seguro de que una presentación así pertenezca al que presumo como el mejor festival musical del mundo hoy por hoy.

Pero esta calificación me hace recapacitar y anteponer la palabra “musical”.

En lo que no estoy de acuerdo es en soportar esta usurpación escénica como apoyo de las credenciales sonoras de la artista y tragármelas sólo porque firman Hval, su ostentoso sello Sacred Bones y la supuesta garantía de calidad de Primavera Sound.

Alguien cercano a cualquiera de estas instancias debería mencionarlo y exigir una actuación al nivel.

Tú que lees puedes poner el disco y bailarlo mejor, para el caso…

No dejes de seguir a Jenny Hval en su fanpage oficial y sus perfiles de TwitterInstagram y Bandcamp.