Hasta nuestros días, Safo de Mitilene es más conocida como Safo de Lesbos, por el nombre de la Isla donde vivió y desarrolló su obra, que se dice ocurrió entre el 650 y el 580 A.C.; allí existió la Casa de las servidoras de las Musas, una sociedad religiosa y cultural en honor de Afrodita, pero donde se dice que llevaban a cabo actividades libertinas. Por ello es que se considera a Lesbos un paraíso de la libertad sexual al que Javiera Mena dedica su más reciente composición.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

Aunque la vida de Safo de Lesbos es nebulosa, a partir de sus poemas se interpreta que Safo se enamoraba de sus discípulas y mantenía relaciones con algunas de ellas… Lesbos heredó el legado de Safo y es un icono del amor entre mujeres, además de servir para nombrar a tales relaciones.

Ahora la chilena hace un viaje musical hasta aquella ínsula para celebrar al movimiento lésbico a través de su pop electrónico, que aquí acelera para armar la fiesta. Javiera Mena hace la invitación a probar la experiencia “de un ritual de luna… más allá del bien y el mal”.

En México, el poeta Efrén Rebolledo (1877-1929) levantó gran revuelo con El beso de Safo, pero eran tiempos más pudorosos, ahora llega “El viaje de Lesbos” para sumar energía a la celebración del mes del orgullo LGBTQ+.

Safo de Lesbos fue incluida en el recuento de Los nueve poetas líricos y Platón la nombró como “la décima Musa”, ¿será que ahora debemos considerar a Javiera Mena para el onceavo puesto? Puro pop electrónico listo para dar rienda suelta a los sentidos.

También te puede interesar: Zemmoa presenta “Querido Corazón” antes de llegar al Foro Indie Rocks